Hemos pasado un año de lo más complicado. A principios de marzo de 2020 la pandemia llegaba a nuestras vidas y, desde entonces, nada ha vuelto a ser lo mismo. Es cierto que siempre (o casi siempre) intentamos quedarnos con las cosas positivas y ver el vaso ‘medio lleno’, pero no siempre es posible y hay realidades que no podemos pasar por alto.

El sector de la hostelería ha sido uno de los más afectados a nivel mundial por todo esto. Los restaurantes y bares de todo el mundo (o casi todo el mundo) tuvieron que cerrar por completo durante meses y si a esto le sumamos el gran ‘frenazo’ que ha pegado el turismo a nivel mundial, tenemos como resultado una crisis difícil de superar. Por todo esto, gestos como el que veremos hoy son tan valiosos.

Pequeños grandes gestos

El dueño y los trabajadores de The Stumble Inn, un restaurante ubicado en Londonderry, New Hampshire (Estados Unidos), se toparon hace unos días con un grandísimo gesto de solidaridad (esa maravillosa palabra que tan importante se ha hecho estos últimos meses.

A principios del pasado mes de junio, los trabajadores de este establecimiento se quedaron boquiabiertos al ver que un cliente les dejaba una propina de nada más y nada menos que 16.000 dólares (unos 13.450 euros).

Nadie podía creérselo

Lo más sorprendente de todo es que dicho cliente apenas si se había gastado unas decenas de euros en su pedido y, aún así, había optado por dejar esta inmensa cantidad de dinero para repartir entre los trabajadores como un gesto puramente altruista.

El hombre, de hecho, solo había pedido unos perritos calientes y unos cócteles; una cuenta que ascendía apenas a los 40 dólares. Como bien recoge el medio de noticias NBC, Mike Zarella, el dueño del establecimiento, todo parecía un error: “Pensé que era un error en la ortografía”, declaró. Y es que era demasiado bueno para ser cierto.



Aproximadamente así fue el pedido del hombre:

Cuando comprobaron con el cliente que todo era verdad y este confirmó que, efectivamente, se trataba de una propina, todos los empleados subieron a agradecerle el gesto: “Subimos y le dimos las gracias”, aseguró Michelle McCudden, una de las empleadas beneficiadas por esta propina, “Ha sido un año realmente duro para todos nosotros. Que alguien hiciese algo así restauró mi fe en la humanidad”.

Como siempre pasa con estas cosas, ya han empezado a correr leyendas de que este ‘cliente misterioso’ ha hecho esto en otros establecimientos, tratándose así de una especie de buen samaritano que va repartiendo su dinero a aquellos que él considera que lo necesitan. Sin duda, la historia da para película.

scrooge mcduck pool GIF

El dueño de local, como es lógico, planea dividir la propina entre los doce empleados que se encontraban trabajando en ese momento, por lo que cada uno se llevará algo más de mil dólares aparte del sueldo base. No hay duda de que se trata de un buen gesto que ayudará a muchas personas que, muy probablemente, lo necesitan bastante.

Y recuerda que siempre puede pasarte algo así:

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo esto? ¿Qué pensáis de este tipo de gestos? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.