A la hora de buscar trabajo, por lo general, tiramos de las típicas profesiones: camarero, vendedor, programador, etc., pero lo cierto es que hay tantos puestos laborales en el mundo como necesidades existen, y eso nos lleva, en ocasiones, a toparnos con ofertas muy extrañas y únicas, pero que están muy, pero que muy bien pagadas. Ahora repasaremos unas cuantas.

Tramoyistas full-time

Estos tramoyistas son los responsables de mover el decorado de los conciertos en el Carnegie Hall de Nueva York… y eso está muy bien pagado: unos 400.000 dólares al año.

El recinto cuenta con cinco tramoyistas que deben meter los equipos de sonido dentro del espacio, mover el decorado, colocarlo todo perfectamente en función de la actuación, etc. Trabajan casi 60 horas a la semana y tienen que estar disponibles los dines de semana.

Mayordomo

Estamos hablando de un mayordomo formado en una academia. Se trataría de un especialista en temas del hogar que puede encargarse del comedor, la despensa, la bodega y demás elementos que se le pueda requerir, por no hablar de temas administrativos de la residencia y ama de llaves.

Un mayordomo de estas características entrega sus jornadas al correcto funcionamiento de residencias que, por lo general (por no decir siempre), son pertenecientes a familias muy adineradas. Pueden llegar a cobrar entre 50 y 60 mil dólares al año. Eso sí, además del sueldo, tienen alojamiento, comida, automóvil y vacaciones.

Aguadores en la NFL

Los waterboys de la NFL pueden llegar a ganar hasta 53 mil euros al año, por lo que no se trata precisamente de un trabajo mal pagado. Otra cosa positiva de este trabajo es que no se necesitan estudios superiores para acceder a uno de estos puestos… aunque sí necesitas de una buena forma física, porque estará corriendo todo el rato de un lado para el otro.

Como son parte del equipo, los aguadores también tienen privilegios, como acceso a los partidos, viajes por todo el país y el poder estar rodeado de sus estrellas favoritas. Ni tan mal.



Abrazadores profesionales

Cuddle Up to Me es una empresa fundada por Samantha Hess que ofrecía a sus clientes la posibilidad de que contratasen a alguien para que los abrazase durante el tiempo que quisieran. En una sociedad en la que, a pesar de estar más conectados que nunca, la sensación de soledad es histórica, este tipo de profesiones están floreciendo… y eso debería hacernos reflexionar (al menos un poco).

La cuestión es que estos abrazadores profesionales pueden cobrar hasta 80 dólares la hora y las sesiones pueden durar hasta 3-4 horas, por lo que solo tenéis que hacer el cálculo: es mucho dinero.

Mascotas de equipos deportivos

Ser la mascota de los Lakers no es tan sencillo como podríais pensar. Se requiere de mucha habilidad para entretener, resistencia física y la capacidad de realizar acrobacias y bailes de diversos tipos. Las mascotas de la NBA, por ejemplo, pueden llegar a cobrar hasta 100.000 dólares al año.

Cuidador de islas

Es un trabajo muy solitario… pero muy bien remunerado. Este tipo de ofertas se popularizaron en 2009, cuando el departamento de turismo de Queensland, Australia, comenzó a buscar candidatos para vivir en una isla de la Gran Barrera de Coral sin pagar alquiler. La persona afortunada iba a ganar 150 mil dólares al año, además de todas sus necesidades básicas cubiertas. Lo malo es que, al primer hombre al que contrataron para esto, después de muchos años y de haberse acostumbrado a esa apacible vida, acabaron echándolo a la calle.

Taquígrafos judiciales

Este sistema de escritura rápido sigue siendo muy utilizado en las cortes de los Estados Unidos. Los taquígrafos son particularmente útiles para tomar declaraciones o colocar los subtítulos a los juicios televisados.

Puede llegar a cobrar hasta 57.000 dólares al año y lo mejor de todo es que no se requiere de un estudio específico para poder optar a uno de estos puestos, basta con que sepas utilizar el sistema y punto.

Buceadores de pelotas de golf

El golf es un deporte tremendamente popular en los Estados Unidos y, cada año, decenas de miles de pelotas se pierden en los lagos y ríos colindantes a los campos de golf. Esto ha provocado que se cree la figura del ‘buceador de pelotas de golf’ que, como su propio nombre indica, se dedica a rescatar estas pequeñas esferas del fondo marino.

Estos trabajadores pueden llegar a cobrar hasta 100.000 dólares al año, pero se ha de tener en cuenta que no es un trabajo nada sencillo: un buceador profesional puede rescatar hasta 1.000 pelotas al día y corre el peligro de ser atacado por caimanes y serpientes marinas, por no hablar de otro tipo de peligros. Por lo demás, solo se necesita el título de buzo certificado.

A vosotros, ¿Qué os han parecido estas profesiones? ¿Alguna que os haya llamado particularmente la atención? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Guía del Varón.