Hace una semanas llegaba la noticia: Ester Expósito y Alejandro Speitzer ponían fin a la que había sido una de las relaciones del año. Los rumores de ruptura llevaban semanas sonando, pero no fue hasta que la revista ¡HOLA! lo confirmó hace ya unos días que todo acabó de encajar: ya no estaban juntos y revueltos.

Una ruptura inesperada

Las redes sociales de ambos, antaño muy unidas, ahora se guardaban una prudencial distancia. En el evento de de Milán de hace unos días fueron por separado y Ester ya ha dejado caer en varias ocasiones que entre ella y Alejandro ya no hay nada:

«Me parece lamentable la información absolutamente falsa y cruel que se ha dado en un medio de comunicación (si se le puede llamar así) sobre Alejandro y lo que ha sido mi relación con él. Jamás dedicaría ni un segundo a desmentir algo como esto si no fuera porque está llegando a repercutir en la rutina diaria de Alejandro», escribió ella hace unos días en defensa del que fuera su  novio ante unas graves acusaciones vertidas por una revista.

«Lo que has escrito ha sido un abrazo al alma. Eres una mujer ejemplar y maravillosa en todo sentido. Agradezco las palabras con las que me defines. El cariño, la admiración y el respeto es mutuo. Infinitas gracias por estar», escribió él.

Toca pasar página

Pero es que, como con muchas cosas en esta vida, ‘un clavo saca otro clavo’ y, como bien recoge la usuaria de Twitter @Drinkcesa, puede que Ester ya haya vuelto a encontrar la compañía que le faltaba en los brazos de otra celebridad. Además, se apunta a que esta persona podría haber sido, al menos en parte, responsable de dicha ruptura.

¿Un nuevo amor?

Y es que, por lo visto, la actriz estaría empezando una relación con Rauw Alejandro, de quien se dijo, hace ya cosa de un año, que también estaba manteniendo una relación con Rosalía mientras ambos pasaban la cuarentena en los Estados Unidos. Pero es que, como siempre, el panorama sentimental de las celebrities es de lo más complejo y confuso; nunca nos aclaramos del todo.



Lo cierto es que hay varios indicios que apuntarían en esta dirección y aquí os los iremos desgranado gracias a esta maravillosa tuitera:

Lo cierto es que esta investigación arroja sospechas suficientes como para pensar que algo podría estar pasando…

Vosotros, ¿Qué pensáis? ¿Creéis que, basándonos en las pruebas, podría haber algo entre estos dos?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Cuore.