Muchas veces el diseño de los productos es lo último que se tiene en cuenta antes de sacarlos al mercado. Suelen anteponerse otras cosas como el precio y la funcionalidad, sin llegar a pensar que el aspecto a veces lo es todo para que el objeto en cuestión acabe usándose. Así lo explica la diseñadora gráfica con sede en Oporto Laura Vanagaite, que fue entrevistada hace poco por parte de la web Bored Panda.

Como ella misma deja caer, si el diseño no está bien trabajado, el resultado puede acabar siendo espeluznante. Hoy te mostramos 12 casos en los que la peor pesadilla de algunos diseñadores/as se hace realidad por momentos…

1¿Te apetece un helado?

Lo más curioso de este tipo de ‘estatuas’ es la certeza de que alguien ha debido estar bastante tiempo pensándolas y creándolas… para que acabe en esto. Lo que más miedo nos da es esa lengua torcida… ¿Y a ti?

2Di «pa-ta-ta»

En principio los maniquíes sirven para exponer la ropa que se vende en una tienda, pero con una cara así lo último en lo que nos fijaríamos es en la chaqueta o en el precio, para qué engañarnos.

3Destrozando infancias

Si Tinky Winky, Dipsy, Laa-Laa y Po nos hubiesen visitado con estas pintas cuando éramos niñxs, hubiésemos salido corriendo bastante traumatizados. ¿En qué momento se les ocurrió a sus padres darle esta sorpresa al pobre crío?

4Feliz Navidad

El espíritu de Papá Noel visitó un centro comercial y consiguió que las criaturas dejasen de creer en la Navidad, como mínimo. Ahora en serio: ¿Dónde está su característica barriga? ¿Qué ha tomado para tener esos ojos?



5Ven y siéntate con la abuelita

No llegamos a comprender muy bien qué se pretendía con este diseño de silla. Si lo que querían era que alguien la usase como asiento, apostamos a que habrán fracasado estrepitosamente. Aunque… oye, para gustos los colores.

La hora de la ducha

Preferiríamos bañarnos en barro antes que ducharnos ahí. ¿Nadie podría haberle dicho al diseñador que existe una fobia bastante común hacia los payasos? ¡Y más si tienen esa expresión!

6«Eres lo que comes»

O eso dicen… porque desde luego no creemos que seamos eso tan horrible al comernos un perrito caliente. La idea podría haberse llevado a cabo con mucho más éxito pagando por el trabajo de un profesional, aunque ya se sabe… lo barato sale caro.

7Buscando a Dory

Consejo para los padres: «No compréis la lamparita de noche de Buscando a Dory. Cuando apagas la luz… pasa esto».

8Nueva versión de muñeca diabólica

Lo mejor es que en la caja puede leerse: «Expresiones de la vida real». No sabemos muy bien a qué se refieren, pero desde luego los ojos de esa muñeca no parecen nada reales… a no ser que hablemos de cine de terror.

9¿El sol de los Teletubbies?

Años y años pensado que el sol de los Teletubbies no existía y aquí lo teníamos, enganchado a una pared. Parece que ha cambiado de profesión y ahora se dedica a ser una lamparita de noche. Menudo susto debe llevarse quien se despierte al lado…

10El rey de los pasteles

Quizás estábamos equivocadxs todo el rato. ¿Y si poner un muñeco así de escalofriante en la entrada de tu negocio es la clave del éxito? Desde luego, no dejará a nadie indiferente.

11El dentista

Si ya normalmente es todo un suplicio tener que ir al dentista a soportar dolores y molestias, imaginaos si os recibe este peluche allí.



¿Has visto alguna vez algo supuestamente ‘cuqui’ que te haya provocado auténtico pavor?

Si te ha gustado este artículo recuerda que más abajo puedes disfrutar de otros que, con casi total seguridad, te resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Boredpanda.com