Dwayne Johnson está a punto de ser devorado por sus propios músculos. El actor y exluchador de la WWE ha sido durante muchos años el actor mejor pagado del mundo y, por las películas que se dispone a estrenar en los próximos años, no parece que la cosa vaya a cambiar demasiado. Ha lanzado su propia marca de tequila, su propia marca de bebidas energéticas y ya ha dejado caer en varias ocasiones que no descarta presentarse a presidente de los Estados Unidos. Pero hoy nos vamos a centrar en otro de los aspectos fundamentales de su vida: sus tatuajes. Y es que el actor no tiene precisamente pocos.

Tiene como tres millones de tatuajes repartidos por su musculoso, venoso y brillante cuerpo, pero hoy nos centraremos en el último que se ha realizado y que ha tardado nada más y nada menos que 4 años en finalizar.

Se trata de un tatuaje de un toro con el que estaba tapando otro toro más pequeño con el que, por lo visto, no estaba demasiado contento. Debido al tamaño del tatuaje y al hiperrealismo del mismo, ha tenido que estar muchas, pero que muchas horas sentado mientras el artista del tatuaje hacía su magia.

«La evolución del tatuaje del Toro está casi completa. Día 2 y tatuando más de 25 horas hasta ahora con mi hermano y especialista hiperrealista @yomicoart en mi sótano», escribía Dwayne en la publicación en la que anunciaba el final del proceso.

«Yomico es magistral en su habilidad y hemos pasado muchos meses (casi un año a través de Covid) colaborando en los detalles y la historia que representará el tatuaje. Casi terminado ya casi es hora de romper el tequila», explicaba viendo el trabajo que ya estaba en la última parte del proceso.

Unos días más tarde volvió a su red social favorita, donde ya acumula más de 246 millones de seguidores, para anunciar el progreso de esta obra de arte: «Día 3 y casi terminamos. Cerca de 30 horas de tatuajes (bastante desafiante ya que toda la parte superior del brazo y el hombro no eran un lienzo en blanco, sino que realzaba y agregaba lo que ya estaba allí, por lo que el nivel de detalle, precisión y color específico de mi piel requiere mucho tiempo)», señalaba.

Este es el resultado final:

Todo esto comenzó en 2017

Hace cuatro años, el actor decidió que el tatuaje de un toro que llevaba en su brazo representaría su evolución personal. La ilustración, como podréis ver más abajo, era bastante sencilla (sobre todo comparada con la que vemos ahora):



«La evolución del toro comienza con @nikkohurtado. He grabado este toro en mi ADN durante dos décadas. Mi núcleo. Humildemente, también se ha convertido en un símbolo de fuerza, resistencia, corazón, poder y desafío para tantas personas en todo el mundo. Me hice este tatuaje cuando era solo un niño. Ahora lo necesito para reflejarme como hombre», escribió en aquel momento.

Para él, cada detalle de esta nueva pieza era una representación de un aspecto concreto de su vida: «De las grietas y el gran daño en el hueso que representan las duras lecciones de la vida que he aprendido a lo largo de los años. Al igual que las cicatrices y las arrugas, estoy muy agradecido de tenerlas porque se merecen».

Y es que para él es más importante el significado de sus tatuajes que los tatuajes en sí, por lo que, ahora, está al fin contento con la gran obra de arte que se ha hecho en el brazo (y que, previsiblemente, lo acompañará el resto de su vida).

A vosotros, ¿Qué os ha parecido el tatuaje de The Rock?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Antena 3.