Tras el confinamiento, la estudiante estadounidense de 24 años Elizabeth Sheer decidió mudarse de Bilbao a la ciudad condal para continuar su programa Erasmus. La joven suele compartir su día a día con sus más de 127.000 seguidores a través de diferentes vídeos en la plataforma TikTok. Lo que seguramente no esperaba era convertirse en viral por algo así…

Después de ver la cantidad de suciedad que se acumula en las playas de Barcelona, Elizabeth decidió unirse a un grupo de voluntarios y voluntarias que se dedican a recoger basura de ellas para compartirlo posteriormente en las redes sociales y concienciar a la juventud sobre este gran problema. El vídeo que un buen día decidió grabar, alcanzó más de un millón de visitas en muy poco tiempo. Sus seguidores enseguida empezaron a preguntarle cómo podían colaborar y hacer lo mismo en otras ciudades.

@lizlivingblueCrazy ##trash day…each follow is another piece removed from nature!🙏💚 ##beachcleanup ##saynotoplastic ##cigarettebutts ##barcelona♬ She Share Story (for Vlog) – 山口夕依

El éxito rotundo de su vídeo en Internet hizo que el Parlamento Europeo se pusiera en contacto con la joven. Ella misma lo explica en unas declaraciones recogidas por El País: «me ofrecieron poner en marcha un Trash Challenge (desafío de basura) a nivel mundial». La activista aceptó la propuesta e inició el reto el pasado 28 de mayo.

Celebration Beach GIF by 4ocean

Si bien algunas personas han hablado de cierto ‘postureo’ por parte de la joven, creemos que lo realmente importante es lo que ha logrado: a día 8 de junio (Día Mundial de los Océanos), se habían recogido 637.828 piezas de basura, a las que faltarían sumar las de las miles de personas que se han ido sumando poco a poco al ‘challenge’.

¿Soluciones reales?

«Cousteau me abrió los ojos a los misterios del mar, pero diría que mi mayor inspiración fue la doctora [Sylvia] Earle, la primera científica marina jefa de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, y la primera mujer que se encerró en un sumergible», ha explicado la estudiante, que ha estado cursando un máster en Recursos del Medio Marino. 

Según un estudio de la agencia científica nacional de Australia CSIRO, en el fondo de nuestros océanos hay unas 14 millones de toneladas métricas de microplásticos. Sin embargo, resulta necesario recordar que la mayor parte del plástico que hay en los océanos proviene de las redes de pesca (como bien explican en el documental Seaspiracy de Netflix), por lo que también sería interesante concienciar acerca de la insostenibilidad de la industria pesquera.

En definitiva, si bien nunca está de más que todas y todos intentemos reducir nuestra huella ecológica a diario, la responsabilidad también debería recaer en aquellas multinacionales que destrozan el planeta y luego nos hacen sentir culpables por no comprar productos ‘eco’.



Elizabeth, actualmente, planea crear una campaña medioambiental en Barcelona para que las personas que veraneen en la ciudad tomen conciencia de su impacto en las aguas de sus playas, según comentan en Código Nuevo. Si eres de los que no tiran basura al mar, quizás puedas pasar a ser de los que lleva una bolsita cada vez que va a la playa para recoger lo que haya a su alrededor antes de volver a casa.

Por último, os animamos a que la sigáis en su cuenta de Tiktok @lizlivingblue donde intenta concienciar sobre el impacto humano en el medio ambiente:

Y tú, ¿crees que estos retos virales deberían extenderse? ¿O piensas que es mejor atacar el problema de fondo?

Si te ha gustado este artículo recuerda que más abajo puedes disfrutar de otros que, con casi total seguridad, te resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.