La pandemia ha provocado, entre muchas otras cosas, que los pedidos a domicilio hayan aumentado exponencialmente en todo el mundo para evitar lugares tan concurridos como bares y restaurantes. Con ellos también lo han hecho las sorpresas de sus comensales, que posteriormente suelen compartirlas en las redes para deleite del resto de usuarios.

Oliver McManus, un chico del Reino Unido, recibió una botella de orina con su comida. Mike Vegas, de California, pidió una pizza y recibió nada más y nada menos que 1300 dólares.

Como vemos, en algunas ocasiones la cosa sale bien y en otras… muy mal. El último caso que se ha hecho viral es tan fuerte que, al principio, no dábamos crédito de lo ocurrido. Sin embargo, la víctima de la situación ha aportado algunas pruebas gráficas, así que no nos queda más remedio que alucinar con su relato.

La historia tuvo lugar en Filipinas. Una mujer llamada Alique Perez decidió pedir cena a domicilio en Jollibee, una cadena de comida rápida del mismo país especializada en vender pollo frito. Sin embargo, recibió algo que nunca hubiese esperado. Así lo describe en su cuenta de Facebook: «Hicimos un pedido a domicilio a Jollibee. Pedí pollo para mi hijo y, mientras intentaba que le diera un bocado, noté que me costaba incluso cortarlo».

«Intenté abrirlo con las manos y para mi sorpresa (se trataba de) una toalla frita», continuaba Alique. Al texto le acompañan varios vídeos y fotos. La publicación tiene ya 104.000 ‘me gusta’, 87.000 ‘comparticiones’ y 2000 comentarios.

En ella, la mujer reconoció también que anteriormente había sido incrédula con historias parecidas de otras personas… pero esta vez le había tocado. «Es tan asqueroso y vergonzoso. Es realmente perturbador. ¿Cómo demonios puedes meter la toalla en la masa e incluso freírla?», se quejaba (con razón).

Las disculpas de la empresa

La empresa, posteriormente, ha decidido responder a la denuncia emitiendo un comunicado vía Facebook en el que aseguran estar realmente ‘preocupados’ por lo sucedido. Califican los hechos como ‘lamentables’ y dicen no entender cómo pudo haber hecho eso alguien del equipo.



Jollibee ha anunciado el cierre temporal de la sucursal en cuestión y la visita de las autoridades correspondientes para que analicen todos los protocolos de seguridad e higiene. Según Milenio.com, la multa podría alcanzar los 100.000 pesos filipinos y ser obligada a permanecer cerrada durante un mes.

En las redes, como era de esperar, las personas han pronunciado todo tipo de opiniones. Algunas se lamentan por lo ocurrido, otras critican a Alique por querer sacar dinero de todo este lío y, el resto, han decidido hacer humor de ello… como una usuaria que comentaba: «Utilizan el mismo aceite para todo, así que imaginad cuánto pollo fue frito junto a esa toalla».

Sarah Silverman Eww GIF by HULU

Nos quedamos con la duda de averiguar cómo reaccionaría Alberto Chicote si le llegara esto en casa. Si ya por no poco se ponía así… imaginad con esta historia.

Y tú, ¿te has llevado alguna sorpresa desagradable al pedir algo a domicilio? ¿Cómo crees que pudo ocurrir el incidente de la toalla?

Si te ha gustado este artículo recuerda que más abajo puedes disfrutar de otros que, con casi total seguridad, te resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.