Nos hemos acostumbrado a que las redes sociales sean un campo de batalla. La gente se ‘esconde’ detrás de sus avatares y alimenta las polémicas para poder matar el tiempo. Es duro y agotador, pero lo cierto es que también es entretenido cuando se generan historias como la de hoy.

No se trata de una noticia protagonizada por una gran celebridad ni nada por el estilo, pero, después de lo ocurrido, esta influencer y modelo se ha ganado un importante lugar en nuestros corazones.

Oceane El himer es una celebridad dubaití con más de 860 mil seguidores en Instagram que, recientemente, se ha visto envuelta en una polémica que, como veréis a continuación, tiene varios giros de guion bastante interesantes.

Hace unos días, la modelo se llevó unas cuantas críticas por ‘fingir’ viajar en primera clase en un avión de pasajeros. Ella subió una foto en la que parecía estar a punto de sentarse en la zona más lujosa del avión y, hasta ahí, todo más o menos normal teniendo en cuenta que es una ‘influencer’.

La cosa es que, minutos más tarde, otro pasajero la reconoció y le sacó una foto en la que podíamos verla sentada en la clase turista, por lo que la foto que había subido anteriormente era puro postureo: se había hecho la foto en la zona de primera clase y luego se había ido a su asiento ‘barato’.

La foto de ella en clase turista se viralizó y, por lo tanto, la gente se le echó al cuello por el tema de ‘mentirle a sus seguidores’; ella estaba vendiendo en redes sociales una vida que, en realidad, no llevaba. Y es que, como ya sabréis, las redes sociales no perdonan cuando se habla de ‘postureo’.

La historia podría haber acabado aquí, pero lo cierto es que Oceane no pensaba dejar que sus haters se saliesen con la suya, por lo que decidió contraatacar.

En otra publicación, subida unos días más tarde, Oceane decidió mostrar el ‘regreso’ de su viaje y, para ello, no escatimó en gastos, instalándose junto con otra amiga en los asientos más caros del aeroplano: “Esta vez prometo que he pagado”, escribió El himer en su post de Instagram.



Hay que reconocer que la influencer ha conseguido tener la última palabra en esta polémica y, a nuestro parecer, ha conseguido mantener el tipo ante lo que era una inminente derrota moral. Esto, como os podréis imaginar, ha reavivado el debate respecto a lo que muestran los influencers en sus redes sociales.

Por último, os dejamos con algunos de sus stories:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esto? ¿Quién creéis que ha ganado? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente. Upsocl.