Khabane Lame (@khaby.lame) se ha convertido en el hombre que hace de nuestra vida un lugar más fácil en el que vivir. Este italiano, senegalés de nacimiento, a sus 21 años, se ha convertido en la última sensación de TikTok gracias a sus ‘anti-tutoriales’.

El concepto de sus vídeos, en realidad, es de lo más sencillo: desmonta algunos tutoriales virales para mostrarnos que todo se puede hacer de forma más sencilla. Todo esto aderezado con sus característicos gestos.

Un fórmula sencilla magistralmente ejecutada

Sus ‘anti-tutoriales’ acaban siempre de la misma forma: con una cómica expresión facial y con las manos extendidas hacia la solución, en plan «así de simple». Y es que, si algo ha evidenciado Lame, es que nos complicamos la vida más de la cuenta.

Según recoge un artículo del New York Times, el éxito de este joven empezó a gestarse en marzo de 2020, justo cuando perdió su trabajo en una fábrica en Chivasso, una provincia del norte de Italia.

Khabane no siguió los consejos de su padre, quien lo animó a buscarse otro trabajo ‘convencional’, sino que decidió probar suerte en la nueva red social de moda bajo el nombre de Khaby Lame.

Él, como muchos otros creadores de contenido, comenzó con esto de los vídeos por hobbie, pero pronto empezó a darse cuenta de que se estaba convirtiendo en un auténtico fenómeno viral.

 

 



Si es que, para sus vídeos, no necesita ni hablar, le basta con utilizar sus gestos para burlarse de ‘técnicas prácticas’ tan absurdas como las que podéis ver a continuación:

Su popularidad no deja de crecer y, ahora mismo, cuenta ya con casi 70 millones de seguidores en su perfil de TikTok y con más de 20 millones en su perfil de Instagram; una auténtica locura.

De hecho, este joven ya se ha convertido en el cuarto tiktoker más popular del mundo, solo por detrás de @charlidamelio (117,2 millones); @addisonre (80,9 millones) y @bellapoarch (71,8 millones). Al ritmo que aumentan sus cifras, lo más probable es que pronto los empiece a superar también.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Khaby Lame (@khaby00)

“Son mi cara y mis expresiones las que hacen reír a la gente”, aseguró en su entrevista al diario americano, agregando que, de alguna forma, sus reacciones y sus gestos son un “lenguaje global”.

Y es que lo suyo tiene mucho mérito: sin ayudas de ningún tipo y con pocos recursos, por no hablar de que su interpretación, muda, es más parecida a la de un mimo que a la de muchas celebridades de este tipo de plataformas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Khaby Lame (@khaby00)

Sus vídeos están grabados con un teléfono móvil bastante sencillo y tampoco hace gala de grandes escenarios, ya que casi todo lo graba desde su humilde casa. La iluminación, como habréis comprobado, tampoco destaca por su calidad. Pero, en conjunto, sus piezas son auténticas maravillas.

El sueño de Lame, según reconoció en su entrevista, es poder actuar en películas y hacer reír a la gente con sus dotes humorísticos. De hecho, sus ídolos son Will Smith y Eddie Murphy.

La fama que ha conseguido en tan poco tiempo le ha permitido trabajar con algunas marcas famosas, pero todavía no ha podido cumplir el objetivo de su vida: tener el dinero suficiente para comprarle una casa a su madre.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Khabane Lame? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: BioBioChile.