Las redes sociales son un arma de doble filo. Por un lado, son una herramienta perfecta para mostrar a nuestros seguidores los momentos más bonitos y únicos de nuestra vida, pero, por el otro, también pueden servir para mostrar al mundo cosas que nunca deberían haber visto la luz.

Todos hemos compartido vídeos estando de fiesta pensando que molaban un montón y que salíamos genial para, al día siguiente, darnos cuenta de que aquello no había por dónde cogerlo y que, quizás, lo mejor hubiese sido no subirlo nunca. Pero ya era demasiado tarde para borrarlo: todo el mundo lo había visto.

Esto, que nos pasa a la mayoría de los mortales, también puede ocurrirle a las celebridades, por muy famosas que sean… y Karol G puede dar buena fe de ello. Por suerte, ella ha sabido tomárselo con humor y, de hecho, ha redirigido la situación para, ya de paso, mandar un importante mensaje a la sociedad.

Una tarde de desenfreno

Karol estaba pasando una calurosa tarde en un barco y, como habríamos hecho la mayoría de nosotros, estaba bebiendo y cantando en compañía de sus amigos. Chupitos, abrazos y canciones a todo pulmón: ¿Qué más se podía pedir? Pues, probablemente, que no te grabasen.

Y es que, además, fue ella misma la que subió el vídeo a su cuenta de Instagram, por lo que sus más de 40 millones de seguidores pudieron ver lo bien que se lo estaba pasando.

Una faceta inédita

Mucha gente se quedó sorprendida con que la cantante mostrase esta faceta de su vida, pero lo cierto es que el sentimiento que más ha predominado en todos nosotros ha sido la envidia.



Llevamos meses sin poder vivir una fiesta ‘como Dios manda’, por lo que ver que alguien se lo está pasando tan bien despierta en nosotros sentimientos encontrados: queremos estar ahí y, sin embargo, estamos del otro lado de la pantalla, probablemente en el transporte público o en la hora de descanso de nuestro trabajo.

Aquí os dejamos el momento:

Mucha gente no perdió la oportunidad de marcarse un buen meme con todo esto:

Una genial respuesta

Eso sí: después de la fiesta, llega la resaca. Y eso es algo de lo que Karol G no puede escapar. Pero es que hemos de tener en cuenta de que hay un agravante en todo esto: se fue de fiesta un domingo y el lunes tenía que trabajar.

Ella, viendo la que se había ‘liado’ con su vídeo, decidió sacar a pasear su sentido del humor y comentó lo sucedido de la forma más divertida posible: utilizando un meme para parodiar la situación en la que se encontraba.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de KAROL G (@karolg)

Karol G compartió, también en sus stories, la foto de una Barbie que había vivido días mejores con la frase «Yo hoy en el Zoom que tençia a las 9 a.m.», para representar su jornada… y lo cierto es que la clavó, ya que todos los que estamos leyendo esto podemos sentirnos identificados con esa situación.

Karol, a lo largo del día, ya había subido varias fotos en las que adelantaba que el verano había llegado para ella. Como es lógico, ese día idílico solo podía acabar en juerga. Y así fue.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Qué pesáis de los que la han criticado por subir un vídeo ‘borracha’? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Los de la Música.