Tras grabar su segundo disco, que iba a salir a la luz justo antes de la pandemia, Ana Guerra decidió tirarse para atrás y no compartirlo con el público. Según ella, aquel trabajo no era algo que la identificase realmente. «Ahora lo tengo claro después de todo un proceso de confinamiento donde me hice muchas preguntas. Se me ha vendido como una artista equis. Una de las opciones que tenía era irme a vivir a otro país y empezar de cero y hacer una carrera musical como yo quería», confesaba Ana Guerra en su última visita a ‘El Hormiguero 3.0’.

ot 2018 ana guerra GIF by Operación Triunfo

Con mucho miedo pero también con seguridad, tuvo que comunicarles a los responsables de la discográfica que lo que había grabado no la convencía. «Sabía que musicalmente tenía que hacer otra cosa», añadía. «¿Y sabes lo que hice? Canté. Les dije: ‘¿Os gusta esto?’ Pues esto es lo que yo quiero ser».

Hablando con el presentador, Ana explicaba que había estado dando tumbos a nivel profesional, que no sabía qué personalidad musical tenía y que no se acababa de encontrar a sí misma. Seguramente esto fue algo que la audiencia también había estado notando y, por ello, su éxito se ha mantenido lineal tras el ‘boom’ vivido por todos los participantes de OT 2017 justo al salir de la Academia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ANA GUERRA (@anaguerramusic)

No es la primera vez que el programa de Operación Triunfo tiene este efecto en sus concursantes, sean de la edición que sean. Muchos de ellos han logrado fama internacional tras su salida, como David Bisbal (de OT1) o Aitana Ocaña (de OT 2017), pero muchos otros han acabado teniendo profesiones distintas a la de cantantes, alejadas incluso del mundo de la cultura y el entretenimiento. Lo que está claro es que el primer contacto con el público después del programa suele ser desconcertante y duro para la mayoría de ellos y ellas.

Ana Guerra confesaba entonces que «saber manejar tu ego frente a la industria es un proceso complicadísimo». La joven de 27 años reconocía asimismo que había necesitado entonces la ayuda de una terapeuta. Además, confesaba que estaba encantada con aquella profesional: «tengo una terapeuta maravillosa que me aporta tener los pies en la tierra. Ser el centro de atención muchas veces es peligroso».

De nuevo, en manos de profesionales

Ahora, la canaria está a punto de sacar un nuevo trabajo, ya que a la discográfica le encantó su propuesta, natural y sin artificialidades. En mayo ya pudimos escuchar su último single, ‘Tik Tak’, que habla de disfrutar el momento y resulta mucho más calmado que sus proyectos anteriores. Según Ana Guerra, por fin se siente feliz y segura con uno de sus trabajos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ANA GUERRA (@anaguerramusic)

Algo que también la ha ayudado ha sido, de nuevo, la terapia psicológica. «Llevo dos años haciendo terapia para poder gestionar el personaje». Y es que Ana, además de tener que aceptar el hecho de que su vida personal se expusiera en los medios de comunicación, vio cómo su canción con Aitana, ‘Lo malo’, daba la vuelta al mundo en muy poco tiempo. Posteriormente, estuvo compartiendo los números 1 en las listas españolas con Juan Magán con ‘Ni la hora’ y su primer álbum llegó a ocupar el número 2 en las listas de ventas. También publicó un libro y ha compartido escenario con estrellas como Alejandro Sanz o Juan Luis Guerra. 

«Soy partidaria de que todos tenemos taras y de verdad que animo a todo el mundo que pueda que haga terapia. Yo lo agradezco muchísimo«. Estas palabras de Ana llevan más razón que una santa. Y tú, ¿crees que debería normalizarse el hecho de ir a terapia psicológica? ¿Qué opinas sobre las consecuencias negativas que pueden tener programas como Operación Triunfo sobre sus concursantes?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.



Fuente: 20minutos