Hace pocos días, la usuaria de Twitter @martuki77777 compartió en su cuenta una historia sobre su hijo que se ha hecho viral hasta el punto de alcanzar los 33.900 retuits y los 197.700 ‘me gusta’ a día de hoy. Según su propia biografía, Marta es madre de tres hijos y está interesada en la salud, la transformación, el coaching y la esclerosis tuberosa -una enfermedad genética poco frecuente que produce tumores no cancerosos en algunos órganos del cuerpo.

Al parecer, la vecina de Marta ha denunciado a su familia por las molestias que le ocasiona su hijo Edu cuando sale al jardín a cantar, bailar y saludar a la gente que pasa por allí. Si bien es cierto que existe un gran desconocimiento acerca de la realidad de las personas que se alejan de la normatividad funcional, estamos ante un caso grave de odio y desprecio.

GIF by The Late Late Show with James Corden

«Hoy siento mucha impotencia, desesperanza, rabia y tristeza. Hoy mi vecina me denuncia a la policía y luego me amenaza. Delito: mi hijo con capacidades especiales le resulta molesto cuando sale al jardín y canta y baila, y saluda a la gente que pasa x la calle – escribía marta en su primer post del hilo», explica.

Edu, el hijo de Marta, tiene 15 años. Su madre ha decidido compartir lo ocurrido sin llegar a imaginar que eso serviría para visibilizar la realidad de muchísimas otras familias. En el siguiente tuit, podemos ver una foto del joven y algunos detalles sobre sus gustos personales: «A Edu le gustan los villancicos todo el año, Queen y el Cantajuegos. Se ríe alto y fuerte con las mismas escenas de Nemo, Frozen o Up, aunque las haya visto millones de veces en sus 15 años de vida».

Marta, asimismo, ha decidido hablar también de la cara dura de esta realidad. Asegura que cada día es un reto, aunque también recuerda que el aprendizaje y la superación merecen la pena: «Nunca aprenderá a leer, ni los colores, pero es feliz con su móvil. No ve la maldad en nadie, ni sufre por las mofas o las burlas, se une a las risas aunque sean a su costa. Como es un niño de 2 años atrapado en un cuerpo de un gigante no entiende la miseria humana», añade.

Según los siguientes tuits, la madre se disculpó de antemano con la vecina e intentó explicarle su situación y la de su hijo, que a veces también sufre brotes agresivos (aunque siempre logran resolverlos dentro de su propia casa). Sin embargo, la vecina los amenazó con seguir por esa vía, asegurando que le importaba «una mierda» su vida y la de su hijo. Como es lógico, Marta se siente decepcionada con la humanidad y se pregunta irónicamente si debería vivir con miedo por el hecho de tener un hijo que ella misma describe como “especial”.

«No pido nada de nadie. Vivimos en paz, incluso me atrevería a decir que felices. ¿Es mucho pedir tolerancia, sensibilidad, una sonrisa amable? Incluso un silencio aunque sea condescendiente, me es suficiente. Me cansa pasarme la vida pidiendo excusas por tener un hijo especial», seguía.



Afortunadamente, también ha recibido cientos de mensajes de apoyo que ha acabado agradeciendo en un tuit. La gente también ha compartido experiencias similares y le ha recordado que lo está haciendo lo mejor que puede. «Gracias, gracias, gracias de verdad por todos los mensajes que estoy recibiendo. Escribí este hilo como desahogo y pataleo y no podía imaginar recibir tanto apoyo. Los niños especiales son (junto con nuestros mayores) el eslabón más desprotegido y vulnerable de la sociedad», termina. ¡Y cuánta razón!

Finding Dory Disney GIF by Disney/Pixar's Finding Dory

¿Cómo crees que podrían evitarse estas situaciones? ¿Piensas que la vecina debería poder denunciar algo así?

Si te ha gustado este artículo recuerda que más abajo puedes disfrutar de otros que, con casi total seguridad, te resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.