Se dice popularmente que los camaleones adoptan el color del entorno en que se encuentran, pero esto no es del todo cierto. La realidad es que se trata de una reacción fisiológica con la que el reptil se expresa. Puede ser, por ejemplo, como consecuencia de sus sentimientos y los cambios en su entorno.

Esta es sin duda la característica más conocida de estos animales y es algo que a los humanos nos fascina, hasta el punto de que, a veces, ya sea por casualidades de la vida o con voluntad de conseguirlo, el ser humano ha intentado seguir sus pasos… y el resultado es, cuanto menos, curioso.

Hoy os traemos una galería de imágenes donde varias personas lograron fusionarse con el entorno de la mejor manera posible y quedaron inmortalizadas con una cámara. No os lo podéis perder:

1La alfombra mágica

Yo creo que Aladdín estaría muy orgulloso… ¿se dedicarán a lo mismo?

2No te eches tantas flores…

No vaya a ser que te encuentres con espinas.

3Seguro que le ha costado una pasta

Ahora no sé si se ha ensuciado la camisa o sigue todo en orden.

 



4La vida es un pañuelo, y su camisa también

Ideal para los días de sonrisas y los de lágrimas.

5La capa de invisibilidad pocha

Parece que en el momento de la foto se estaba quedando sin batería y solo funcionó en parte de la falda.

6El top que combina con tu móvil

Yo solo puedo preguntarme una cosa: ¿es blanco con rayas negras o negro con rayas blancas?

 

7Y yo pensando que tenía la pierna tatuada…

Ideal para que tu cartera pase desapercibida y no llame la atención de los ladrones. Queda apuntado.

8 La fusión de Noppera-bō

Esta mujer alucinó al ver que su bufanda era igual que el suelo de su oficina y no dudó ni un segundo en asustar a sus compañeros. Seguro que más de uno se acordará toda la vida.

9La flor personificada definitiva

Y así fue como conoció a su flora gemela.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: brightside nationalgeographic