Lola se ha convertido en la ‘desterrada’ más querida de toda España. La leonesa llegó a ‘Supervivientes’ siendo una de las favoritas y, por pura mala suerte, acabó yéndose a la Playa de los Desterrados en su primera semana de concurso. Eso sí, lejos de rendirse, ella ha seguido luchando desde la precariedad de esas tierras y, actualmente, es una de las concursantes que más apoyo del público tiene… aunque eso no da de comer.

Desesperada y comiendo crema solar

Y es que la pobre está pasando mucha, pero que mucha hambre. El tema de la pesca no se le da nada mal, pero lo cierto es que, por lo demás, la comida (y sobre todo el azúcar), brilla por su ausencia hasta el punto de que la concursante ha llegado a comer un poco de crema solar «porque sabía a coco». Sumergida en esta espiral de desesperación, la concursante ha acabado por caer en uno de los mayores ‘pecados’ que se pueden cometer en este concurso: robar comida.

El hambre puede jugarnos malas pasadas y, en este caso, empujó a la exconcursante de ‘La Isla de las Tentaciones’ a meterse en la caseta técnica del equipo del programa para robarse unas galletas. El programa, como os podéis imaginar, la pilló… y no pensaba dejar así las cosas.

La mano larga…

El Pirata Morgan no perdona, por lo que decidió vengarse de una forma bastante cruel: «Una de vosotras ha metido la pata y la mano un poco larga», decía Jorge Javier mientras Lola se derrumbaba.

«Lola, lo siento mucho pero estás expulsada», le soltó el presentador sin miramientos, cosa que Lola acabó por aceptar con resignación: «Lo asumo, aquí la supervivencia es real, pasas hambre y te desesperas, cogí dos galletitas. Me lo merezco, lo siento». Palito, su compañera de isla, también se derrumbó y acabó intentando defender a su amiga: «Yo también estoy involucrada en esto, yo comí de esas galletas».

Sandra Pica, que lleva unos días por Honduras, entró en escena en ese momento porque, en teoría, ella sería la sustituta de Lola tras la expulsión: «Disfrútalo y aunque te apriete el hambre no comas galletas… No me puedo ir de una manera más horrible, son las consecuencias de portarse mal y ser rebelde y tener mucha hambre», le dijo Lola antes de enterarse de que todo era una broma. Y su gozo en un pozo. Eso sí, Jorge Javier le hizo prometer que no lo volvería a hacer.





A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Creéis que el castigo ha sido justo?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Lecturas.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥