La pandemia ha hecho que encontrar trabajo sea una auténtica odisea. Ya no se trata solo de que la oferta de puestos haya caído en picado, sino que, las pocas que hay, son exigentes hasta puntos surrealistas. Esto es algo muy parecido pasó a principios de la década pasada, cuando la crisis del 2008 dejó al mundo en un estado económicamente muy delicado.

En 2013, la joven actriz estadounidense Hollis Jane Andrews, puedo vivir las consecuencias de todo esto en sus propias carnes cuando se dispuso a buscarse un trabajillo para tener unos ingresos extra y se topó con una oferta de locos.

La oferta buscaba a una chica para que hiciera de ‘niñera mágica’ para cuidar de dos niños y asegurarse de que estos ‘durmiesen y comiesen bien’ para que sus padres no se volviesen locos. Un detalle que deberemos tener en cuenta desde el principio es que esta familia formaba parte de la Iglesia de la Cienciología, cosa que la actriz no sabía al momento de postularse al puesto.

«En 2013, me entrevistaron para ser la niñera de una familia de la Cienciología. Me dieron esta lista de responsabilidades totalmente loca, que ahora comparto con todos vosotros», escribió la actriz en su cuenta de Twitter junto a unas fotos con la lista de todas las peticiones.

wrestling beat up GIF

Lo primero que se pide es que los niños sean tratados con amor y que se cubran todas sus ‘nociones básicas’ como dormir, comer o hidratarse para que ‘no lloren y molesten al resto de la casa’. Se deja bastante claro que, para esos padres, los niños no son más que una molestia y que el objetivo de la niñera tiene que ser que dejen de serlo.

En caso de que los niños se hagan daño, la niñera no debía acudir a los padres: «no digas nada y aplica lo que diga la Dianética (el libro de referencia en la Iglesia de la Cienciología)».

Los niños no pueden distraerse con aparatos electrónicos ni ver películas y, sobre todo, tienen que ‘divertirse mucho’… y es que los horarios son una locura: los niños, sí o sí, tienen que salir a correr por el vecindario un par de horas al día: «Hazles correr, tírales piedras y corre con ellos. Nunca dejes de correr».



En caso de que se cansen de correr, se especifica que la niñera podrá ir al parque a jugar con ellos, pero deberá ‘comportarse siempre como un niño’ cuando esté en presencia de ellos.

catherine reitman wow GIF

«Si no están riéndose, no son felices», señala la familia. «Si están llorando o gritando, no están felices; como niñera, harás que vuelvan a ser felices». Y es que la niñera, básicamente, deberá convertirse en una esclava de estos dos niños. Pero ahí no acaba todo.

Cuando llegue la hora de la siesta, la cosa empeora todavía más: la niñera tendrá que limpiar y ordenar todo lo que los niños hayan desordenado o ensuciado, por no hablar de que tendrá que encargarse del salón, la cocina, el lavabo… Una locura.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta lista de exigencias? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.