Beth Harmon ha hecho que, este último año, el ajedrez vuelva a estar muy de moda. Hace unos meses, Netflix adaptó en formato de serie ‘Gambito de Dama’, la novela homónima de Walter Travis de 1983 y consiguió lo que parecía imposible: poner el ajedrez en el foco de interés de una gran parte de la población.

La historia está muy bien y la puesta en escena es excelente, pero no hay duda de que gran parte del éxito de esta producción radica en el papelazo que hace Anya Taylor-Joy, quien da vida a Harmon en la ficción.

En siete capítulos se nos narra la vida de una joven que, a pesar de partir de lo más bajo, consigue convertirse en la mejor jugadora de ajedrez del mundo. Todo esto en un mundo dominado principalmente por hombres. Para que os hagáis una idea: tan solo hay un 10% de mujeres en los casi 200.000 jugadores en activo… y solo una mujer figura entre los 250 mejores, la jugadora china Yifan Hou.

La Beth Harmon streamer

En medio de todo esto, encontramos a la jugadora Alexandra Botez que, a sus 25 años, se ha convertido en toda una referencia en el mundo de este deporte gracias a sus streamings de Twitch, con los que ha acumulado ya casi medio millón de seguidores.

Botez, nacida en Dallas, Texas (Estados Unidos), ganó su primer torneo nacional con tan solo 15 años y, desde entonces, no ha hecho más que ir perfeccionando su técnica sobre el tablero.

El origen de su pasión por esta disciplina nació cuando, con poco más de 10 años, su padre le planteó un reto a su madre: él le enseñaría a Alexandra a jugar ajedrez y, en tan solo dos semanas, esta desarrollaría una maestría tal que podría ganarle a ella; no solo lo consiguió, sino que también acabó derrotando a su padre.

Exprimiendo su potencial

A partir de ese momento y viendo el potencial que mostraba la chica, sus padres decidieron seguir con su formación hasta el punto de que, dos años más tarde, ya se hizo con su primer premio en una competición profesional.



Con 15 años se convirtió en la campeona nacional de mujeres menores de 18 años y, ya en la Universidad de Stanford, donde estudió Relaciones Internacionales, se convirtió en la primera presidenta del club de ajedrez de esta prestigiosa universidad… que no es poca cosa.

El salto al streaming

Como ha pasado con muchos creadores de contenido, la pandemia mundial que vivimos desde hace más de un año la empujó a probar suerte en Twitch y, de la noche a la mañana, se había convertido en toda una estrella de la plataforma.

Ahí retransmite en directo todas sus partidas y comenta los torneos internacionales más destacados, además de analizar algunas de las jugadas más populares de este maravilloso deporte.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Alexandra Botez?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.