Winnie The Pooh es una de las producciones de Disney más queridas de su historia. Las aventuras de este osito amarillo nacieron de la mano del escritor británico A. A. Milne, pero se extendieron en varias entregas en la gran pantalla y, desde entonces, es parte inseparable de nuestra cultura popular. Pero, ¿sabías que los personajes del Bosque de los Cien Acres representan trastornos psicológicos muy específicos? Ahora lo verás:

Winnie The Pooh

Este adorable osito amarillo y comedor compulsivo de miel sufre de un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, también conocido como TDAH. Tiene pensamientos muy dispersos y le cuesta centrarse en una sola cosa, además de ser muy, pero que muy desorganizado.

1Conejo

El suyo es un claro caso de un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y, al contrario que Pooh, él si quiere (y necesita) tener todo perfectamente ordenado, planificado y controlado, cosa que le provoca una gran ansiedad y malestar.

2Ígor

El suyo es un claro caso de depresión, estando siempre cabizbajo, triste y viendo la peor parte a todo lo que le ocurre.

3Piglet

Es la ansiedad personificada. Todos los ruidos fuertes, sorpresas y contratiempos le generan un gran malestar y siempre está asustado. Es incapaz de disfrutar con nada que no sea lo que le provoque tranquilidad.



4Tigger

Y es que este tigre va de la mano con la hiperactividad. Es incapaz de estarse quieto en ningún momento, toma decisiones sin meditarlas antes y está completamente a merced de sus impulsos.

5Kanga

Ella sufre de un Trastorno de Ansiedad Social, motivo por el que sobreprotege a su hijo y se piensa que todo lo que los rodea puede ser potencialmente hostil y peligroso.

6Roo

Este pequeño canguro tiene una actitud propiamente asociada a las personas que sufren de autismo, siendo muy retraído y queriendo estar siempre en la bolsa de su madre. No se da cuenta de lo que sucede en su entorno y, en muchas ocasiones, esto lo mete en problemas.

 

7Christopher Robin

El único humano de la serie podría sufrir de esquizofrenia… y es que, si lo pensamos bien, los personajes del Bosque de los Cien Acres tienen vida solo porque él los ve. Esto podría ser producto de su imaginación y, el que sea algo tan vívido, podría indicar que hay un problema subyacente.

A vosotros, ¿qué os ha parecido estas curiosidades? ¿Coincidís con estas teorías? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Tododisca.