La mayoría de los que vamos al gimnasio lo hacemos pensando en nuestra salud: hacer deporte de forma regular es algo perfecto para que todo en nuestro organismo funcione bien (todo acompañado de una dieta saludable y todo eso, no os olvidéis).

working out atom ant GIF by Warner Archive

La cuestión es que estos sitios, que están reservados para pasar un momento de tranquilidad y bienestar, en casos como el de hoy, vemos que se pueden ver completamente pervertidos. Y es que, lamentablemente, hay mujeres que todavía siguen viviendo casos inadmisibles de acoso, por más que estén en un gimnasio rodeadas de gente.

Agarrar al toro por los cuernos

Y es que, en ocasiones, ser mujer puede llegar a ser muy complicado. Tienen que enfrentarse a una gran cantidad de situaciones de acoso y persecución en su día a día que puede llegar a ser agotadoras. Eso sí, en ocasiones pasa lo que le pasó a la protagonista de nuestra historia de hoy, que decidió agarrar al toro por los cuernos y enfrentarse al hombre que la estaba acosando.

Janelle Rodríguez, conocida en Tiktok como @j_rodriguezxo, vivió hace unos días una situación de acoso de lo más desagradable. Ella estaba en su gimnasio cuando, de repente, se dio cuenta de que un hombre estaba sacándole fotos a su trasero.

Son las manos en la masa

En el vídeo de TikTok podemos ver cómo ella se dirige a un hombre al que llama ‘Bob’ y al que le pide que le enseñe las últimas fotos que ha hecho con su teléfono móvil. Él se niega asegurando que no ha hecho nada… pero las mentiras tienen las patas cortas y, cuando finalmente accede, se revela la verdad: tenía varias fotos del trasero de Janelle que había tomado sin su consentimiento.

“Lo veo allí mismo, así que estás mintiendo. Bórralo ahora mismo antes de que haga una maldita escena. No quiero mi cuerpo en tu teléfono móvil. Este no es tu cuerpo. Maldito pedazo de mierda”, le suelta sutilmente ella en el vídeo.

El hombre, como podréis ver en el clip más abajo, intenta todo el rato quitarle importancia a la situación… pero lo cierto es que ella no piensa dejar pasar lo que a todas luces es un caso de violencia y acoso.



Ella había recibido un ataque directo a su intimidad, por lo que pensaba luchar hasta que no quedase una sola fotografía suya en el móvil de ese pervertido. Ella llegó incluso a plantársele en frente para evitar que se marchase del lugar, llegando a poner en peligro su integridad física. Pero eso a ella no le importaba.

Como se puede ver en el vídeo, nadie se acercó a ayudarla de ninguna forma a pesar de que el problema estaba bastante claro. Eso la decepcionó un poco, pero le pudo el haberlo resuelto ella sola, demostrando así lo importante que es estar y sentirse empoderada.

Unos vídeos más tarde, la mujer explicó que el gimnasio había expulsado de forma fulminante a aquel hombre, no solo por la seguridad de Janelle, sino también por la del resto de mujeres, ya que alguien así no es de fiar y puede representar un serio peligro para la sociedad.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo este caso? ¿Qué creéis que se debería hacer en este tipo de situaciones? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.