Hablar a estas alturas de lo mucho que la pandemia ha cambiado nuestras vidas es una tontería: todos los que estamos leyendo esto, de una forma u otra, hemos visto alterada nuestra rutina vital por culpa de este desastre sanitario.

Pasamos de tener una vida social más o menos normal, paseando, comiendo fuera y quedando con nuestros amigos, a estar todo el día encerrados en casa, con la única compañía de nuestro ordenador y de nuestra panificadora… y eso ha pasado factura (bastante más de la que podíamos prever).

El tema del peso en cuarentena

Esta situación ha generado en nosotros muchos problemas como el aburrimiento, la ansiedad o, incluso, la depresión. Pero también hemos podido ver otro tipo de ‘problemas’ más superficiales y que tienen que ver con el aumento de peso. Y es que, no nos engañemos, la mayoría de nosotros ha visto cómo, después de más de un año en esta situación, empezábamos a necesitar unas tallas más de ropa.

Esto es algo que nos ha pasado a la mayoría de mortales que, viendo que no podíamos salir de casa a hacer deporte (puede que no hiciésemos mucho más antes, pero algo era algo), nos quedamos entre nuestras cuatro paredes haciendo kilos y kilos de pan cada día que se nos iban acumulando en la zona donde, antaño, se asomaban unos abdominales (o un intento de ellos).

El actor asegura no estar en su mejor momento

Y esto es algo que también le ha pasado a estrellas de la talla de Will Smith: “Este es el cuerpo que obtuve al atravesar toda una pandemia e incontables días instalado en la despensa. Amo este cuerpo, pero quiero sentirme mejor. No más muffins de medianoche, eso es. Trabajaré para volver a encarrilar mi salud y bienestar. Espero que funcione”, escribía el actor en un post en su cuenta den Instagram en el que, además, añadía un breve GIF en el que podíamos ver que su silueta estaba un poco diferente a la que recordábamos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Will Smith (@willsmith)

Y es que, unos días antes, el actor ya había compartido una fotografía en la que podía apreciarse que sus abdominales habían vivido días ‘mejores’: “Voy a ser honesto con todos ustedes. Estoy en el peor estado de forma de mi vida”, señalaba el protagonista de ‘El Príncipe de Belair’.



 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Will Smith (@willsmith)

Y es que es imposible no ganar peso después del año que hemos llevado. No se puede estar siempre en perfecta forma física y, en ocasiones, lo mejor es dejarse llevar un poco. Y a esto hay que añadirle que el actor ya tiene 52 años y, con la edad, cada vez se hace más complicado tener una forma física como la que él siempre ha lucido.

Lo previsible es que, de ponerse manos a la obra (que es lo que ha prometido hacer), en los próximos meses lo veamos de nuevo como siempre lo hemos visto (o no, pero lo querremos igual).

A vosotros, ¿qué os ha parecido este cambio de look del actor? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.