Nuestro teléfono móvil, actualmente, es nuestra herramienta vital más importante: ahí tenemos nuestros chats más personales, gran parte de nuestras fotos, nuestros contactos, nuestras cuentas personales (ya sean de redes sociales o del banco) y, en esencia, es el aparato electrónico en el que mayor cantidad de intimidades guardamos. Así pues, nuestro móvil es un arma de doble filo: nos ayuda en un montón de cosas, pero también concentra en un solo lugar toda aquella información que, en cierta forma, puede llegar a perjudicarnos.

Los móviles, al igual que la mayoría de dispositivos electrónicos, están expuestos a virus informáticos. Estos pueden ser de muchos tipos, pero hoy nos centraremos en los que se conocen como stalkerware y que, básicamente, están destinados al espionaje del propietario del dispositivo.

Líderes en espionaje (en el peor de los sentidos)

Este código malicioso, por lo general, lo utilizan personas muy malintencionadas que quieren espiar a sus parejas. También pueden utilizarse para espiar a empleados o hijos, pero su uso habitual se centra en las parejas celosas y paranoicas.

Hoy analizaremos un estudio llevado a cabo por la empresa de ciberseguridad Kaspersky, la cual se ha propuesto analizar un ranking con los países europeos que más utilizan este tipo de virus y, como ya habréis leído en el título, España se ha llevado un puesto bastante destacado (y la verdad no creo que este sea un motivo de celebración).

España, en el Top 5 de la vergüenza

España está en la quinta posición de los países de Europa que más utilizan este tipo de virus, siendo superada tan solo por Alemania, Italia, Reino Unido y Francia. Nosotros tenemos el dudoso honor de que, en el pasado 2020, se detectasen hasta 53.870 casos de usuarios infectados con este malware.

Un dato interesante que se destaca de esta cifra es que hemos bajado un poco respecto a 2019… pero solo por la pandemia: hasta marzo, mes en el que empezó todo, esta cifra estaba aumentando respecto al año anterior, por lo que nos hemos ‘salvado’ por la campana.

Cuidado con el control parental

Y es que estamos hablando de un producto potencialmente bastante peligroso y que puede atentar directamente contra la intimidad de las personas. Dani Creus, jefe de investigación de Kaspersky, contó en una entrevista para ABC que “normalmente se presenta a través de aplicaciones para realizar control parental”… pero lo que hay detrás de esta aparente ‘buena intención’ es mucho peor.



«En la práctica se trata de un código malicioso que se puede utilizar para espiar a cualquier persona”. Y es que instalarlo en el móvil de la víctima es de lo más fácil y no se requieren conocimientos específicos de informática ni nada por el estilo: “solo hace falta descargar una aplicación que lo contenga”, explicaba el especialista en ciberseguridad.

Android, el sistema más vulnerable

Como suele pasar con este tipo de aplicaciones, los dispositivos Android suelen presentar una mayor vulnerabilidad respecto a los iOS, ya que la Play Store es un auténtico ‘coladero’ de aplicaciones maliciosas.

“En internet hay muchas páginas en las que se oferta haciéndose pasar por soluciones para el control parental. En muchos casos, el propio desarrollador te envía unas instrucciones con los pasos que debes seguir para instalarlo”, señala Creus.

Cabe destacar que, en la mayoría de países, este tipo de aplicaciones son ilegales ya que, básicamente, se está vulnerando la privacidad de una persona sin su consentimiento previo.

Hacking Security Breach GIF by Matthew Butler

Lo mejor para evitar ser víctimas de estas prácticas es tener el móvil bien ‘armado’ con sistemas de autenticación de varios pasos para poder ingresar a él. Es mejor si dichos pasos constan de, por ejemplo, autenticaciones biométricas, como el reconocimiento facial o el lector de huellas dactilares.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta noticia? ¿Habéis sido víctimas de este tipo de prácticas? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.