‘Supervivientes 2021’ está siendo una de las ediciones más polémicas del reality (cosa que ya es mucho decir). El pasotismo de algunos concursantes y algunas decisiones erráticas de la dirección están haciendo que las galas resulten un poco accidentadas, pero aun así disfrutables (eso no lo vamos a negar).

El pasado domingo, sin ir más lejos, las redes sociales ardieron después de lo ocurrido con el juego de recompensa al que tuvieron que enfrentarse los concursantes… y es que ninguno de ellos consiguió resolverlo con éxito.

Una prueba demasiado complicada

Lara Álvarez, eso tenemos que reconocérselo, dio todo por explicar en qué consistía la prueba… pero lo cierto es que no hubo forma de que nadie pudiese acabarla con éxito. Y es que era, como bien señalaron muchos espectadores, demasiado complicada (y demasiado larga, sea dicho de paso).

La prueba consistía en superar una estructura de unos cinco metros de altura sirviéndose de varios elementos que los concursantes tenían que transportar (a duras penas) por el mar. La cuestión es que ahí no acababa la cosa: cuando los concursantes llegaban arriba del todo, tenían una llave que les permitían montar un puzle de tres piezas. De hacer bien todo esto, se ganaban un buen plato de pasta.

Una desigualdad muy polémica

El planteamiento de la prueba ya se prestó a muchas críticas, y es que la organización decidió que las chicas y los chicos participasen por separado. Lara Álvarez tuvo que intervenir para justificar la decisión: “Los chicos tiran de brazo y las chicas de pierna, igualmente durísimo. Las chicas han tenido que ir y volver muchísimas veces, pero compiten entre ellas, así que no hay ninguna desigualdad”, se explicó la presentadora.

Pero es que la prueba era muy complicada. Más que un reto para unos concursantes hambrientos parecía una prueba de admisión para el ejército. Nadie pudo resolverla con éxito y todos se quedaron sin probar bocado del plato que les ofrecía el programa… y los seguidores del formato estaban muy enfadados por esto.

Un puzle desquiciante

Y es que el puzle, a pesar de ser tan solo de tres piezas, resultaba muy complicado de armar. De hecho, la propia organización del programa, empezando por la propia Álvarez, tuvieron dificultades para completar el puzle. La cosa se alargó de forma incómoda y, finalmente, pudieron montarlo en último momento, todo esto a pesar de contar con la solución de antemano.



Después de ver eso, quedó bastante claro que la prueba era de una dificultad excesiva y, previsiblemente, el programa tomará nota de lo ocurrido para los futuros retos.

La desigualdad entre chicos y chicas, la dificultad de la prueba en sí y del puzle en concreto; todo esto sirvió de caldo de cultivo para que Twitter se le echase encima al programa.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva polémica? ¿Creéis que el programa se ha pasado tanto como señalan algunos usuarios? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.