La genética es algo que siempre nos ha fascinado muchísimo. ¿Cómo es posible que dos hermanos, teniendo los mismos padres en común, sean tan diferentes? ¿Por qué he heredado la peca que tiene mi madre en la frente? ¿Cómo es posible que haya gente pelirroja? Todo tiene su raíz en la naturaleza; en la ciencia de la genética.

Hoy, que estamos con ganas de acabar con la mandíbula por el suelo, os hemos traído un recopilatorio con unas cuantas imágenes que nos demuestran lo caprichosa que es la naturaleza.

1La ventaja de no poder romperse nunca la nariz

Como podéis ver, este joven nació sin tabique nasal, por lo que su nariz puede flexionarse sin ningún tipo de problema.

2Hiperlaxitud en los dedos

Ella tiene unos dedos tan flexibles que puede levantarlos bastante más de lo que cualquier otra persona podría. El único problema de esto es que puedes equivocarte mucho señalando.

3Una genética compartida entre hermanas

Ambas nacieron con dos dedos del pie un poco más pegados de lo habitual, pero lejos de acomplejarse por ello, decidieron hacerse estos imaginativos tatuajes. Una muy buena forma de enfocarlo.

4Un mechón rebelde

Ella nació con un solo mechón de pelo blanco justo en el centro de cabeza y, como se puede apreciar en esta imagen, ha aprendido a sacarle partido y a mostrarlo con orgullo.



5La belleza del vitíligo

No debemos acomplejarnos por nada de nuestro aspecto, sino todo lo contrario: abrazar aquello que nos hace únicos y aprender a sacarle todo el partido que podamos. Como podéis ver, el resultado es maravilloso.

6Dos tipos de pelo… en uno

Y es que esta mujer nació con dos tipos de pelo completamente diferentes en su cabeza: una parte es perfectamente lisa y la otra, como se puede apreciar en la foto, es totalmente ondulada… los caprichos de la genética.

7Unas manos ENORMES

Las manos de este adolescente de 15 años tienen el tamaño de una hoja Din-A4… como para que te pegue un bofetón a mano abierta.

 

8Orgullosa de sus pecas

Ella está completamente orgullosa de la fantasía que cubre toda su piel y la muestra sin ningún tipo de complejo.

9Una mirada del color de la miel

Con esa mirada se endulza cualquier café. Pocas veces he visto un color de ojos tan particular.

10El color del mar

El azul más claro que he vito en el iris de una persona… ¡si es que parece un personaje de Disney!

A vosotros, ¿qué os han parecido estos caprichos de la genética? ¿Tenéis alguno que os gustaría compartir con nosotros? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.



Fuente: Señoras que.