TikTok es una nueva red social que nos ha permitido, además de subir bailes ridículos, conocer historias como las que os traemos hoy. ¿Alguna vez habéis salido de fiesta y la cosa se os ha ido un poco de las manos? Después de conocer lo que le pasó a Diana María (@dayanaictech5), lo vuestro parecerá una cosa de niños.

Diana, hace cosa de un año, se encontró con una noche de lo más movidita: sus amigos la invitaron a una discoteca a la que ella tenía muchas ganas de ir, pero tenía que trabajar y, para colmo, muy temprano al día siguiente, tenía que ir a recoger a su abuela que se iba a vivir a su ciudad: «mi mamá pensó que sería bonito irla a buscar todos juntos, por lo que me dijo: ‘Diana, no la vas a cagar que tenemos que ir todos al aeropuerto'».

Ella, como os podéis imaginar, le dijo que no había nada de qué preocuparse… pero, evidentemente, era mentira.

«Yo me dije: ‘solo voy a tomar tres tragos para no emborracharme, llegar a mi casa e irme al aeropuerto con mi mamá'»… pero lo cierto es que la cosa se le complicó bastante más de lo previsto.

Le ganó el sueño

Ella se puso una alarma a las 7:30 de la mañana y llamó al Uber que la iba a llevar al aeropuerto. Hasta ahí todo normal. Le avisó a su madre que ya iba en camino y se durmió en el asiento trasero del auto mientras el conductor la llevaba a su destino… o no?

Un rato más tarde, el sonido de su teléfono la despertó: «Diana, ¿Dónde estás? ¡Llevas siete horas en ese Uber!», le recriminó sorprendida su progenitora ante la incredulidad de nuestra protagonista.

«Después de que mi madre me dijese eso, miré a mi alrededor y solo vi carretera, autopista; eso no era Madrid», ella, en ese momento, asustada, le preguntó al conductor dónde estaba: «yo dije: ‘me secuestraron'». El conductor, con toda la naturalidad del mundo, le soltó: «estamos a 20 minutos de Cádiz»… a 700 kilómetros de Madrid, donde ella vivía.



Solo el viaje de ida, en ese momento, le estaba costando 825,73 euros… lo mismo que te puede costar el alquiler de un piso en el centro, vamos. Ella no recordaba nada de lo que había pasado aquella noche, por lo que dedujo que le habían metido algo en la bebida.

Un error que salió caro

La cuestión es que ella vivía en la calle Isla Redonda, en Collado Villalba, Madrid, pero estaba tan borracha que apretó la opción de abajo: Camino de Isla Redonda, Chiclana de la Frontera, Andalucía… y se lio.

Una vez consciente de lo que había pasado, decidió que lo mejor era acercarse a algún aeropuerto para regresar a su casa: «yo estaba en pleno ataque de nervios y mi mamá le preguntó al conductor que cuánto le costaba regresarme con él».

¿Cuánto pagó por todo esto? Ella misma lo cuenta: «No solo perdí 1.400 euros, sino que también perdí mi dignidad, ya que el conductor me dijo ‘te puedo decir algo’, y yo le dije ‘sí, claro, ya hay confianza, llevamos 12 horas juntos'», pero es que ella no se esperaba en absoluto la ‘bomba’: «De camino a Cádiz tuve que llevar la ventana bajada porque te estuviste tirando pedos todo el camino»; vaya noche de fiesta.

Aquí os dejamos la primera parte de su historia, el resto, la podéis ver en su perfil de TikTok:

@dayanaictech5en el momento no dio mucha risa.. ##borracha ##uber ##storytime ##Cadiz ##Madrid ##España♬ Astronaut In The Ocean – Masked Wolf

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Diana? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: dayanaictech5.

.