‘Pasapalabra’ es ya uno de los concursos más vistos de la televisión. Antena 3 ha acertado de pleno con el reinicio de este formato y, con apenas un año en la parrilla, ya cosecha audiencias que llegan hasta el 20% de ‘share’ de media… que se dice pronto.

Y es que gran parte de este mérito lo tienen los concursantes, en especial Pablo Díaz, quien lleva enfrentándose al Rosco desde hace ya más de 200 programas, siendo el concursante más longevo del programa de Antena 3. A pesar de que ha estado a punto de llevarse el bote en más de una ocasión, el tinerfeño sigue en su lucha diaria… y lo cierto es que cada vez lo siente más cerca (o eso esperamos).

La odisea de Pablo

El contrincante más mítico que ha tenido Pablo hasta el momento ha sido Luis de Lama, con quien se debatió en más de 80 ocasiones y quien, finalmente, acabó perdiendo ante otra dura contrincante: Marta Terrasa. Pero no ha sido hasta la llegada de Javier Dávila que Pablo ha vuelto a estar contra las cuerdas. Y es que el salamantino se lo está poniendo bastante difícil.

El problema llega porque, desde hace unas semanas, se han generado algunas situaciones que han provocado que algunos espectadores acusen de ‘tongo’ al programa. La primera se dio cuando, unos cuantos programas atrás, se acusó a ‘Pasapalabra’ de beneficiar a Pablo.

Un error perdonado

«Remate de la quilla del barco que va en línea curva hacia la proa», le preguntó Roberto Leal a Díaz cuando iba por la letra «E» del Rosco. El concursante tenía intención de dejar pasar el tiempo para quedarse con 22 aciertos y dos letras sin responder, pero tenía muchos segundos por delante, por lo que la espera fue larga. Llegando ya al final del contador de segundo, Pablo soltó un «Jo, sí que se tarda», cosa que Leal dejó pasar sin más.

Muchos usuarios, en este punto, señalaron que el presentador debería haber dado por válida esa respuesta, siendo incorrecta a la pregunta formulada y, por lo tanto, se debería haber sumado un fallo al rosco del concursante. Pero no fue así.

Y un error que no han pasado por alto…

La cosa es que ahora ha sido Javier Dávila el que ha ‘metido la pata’… y a él, por lo visto, no lo han perdonado y, de hecho, lo ha pagado bastante caro.



«Empieza por G. Parte final del caño, por lo común adornada con figuras fantásticas que da salida al agua de los tejados», anunciaba Roberto Leal. «Grifo», contestó rápidamente Dávila. Él, por lo visto, se dio cuenta rápidamente de que no era la palabra correcta, por lo que saltó con un «pasapalabra», esperando que no se lo tuviesen en cuenta.

«Ya sabes cómo va esto, al decir ‘grifo’ es palabra completa. Buscábamos ‘Gárgola’, te has precipitado, lo siento muchísimo», explicaba el presentador ante la decepción del concursante. «Sí, es la que intentaba corregir», reconoció Dávila en tono derrotista.

En este sentido, muchos usuarios de Twitter se echaron las manos a la cabeza: «Lo de Javier es un fallo y la frase que dijo Pablo quemando segundo no es nada…. que injusto», escribía un usuario.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este caso? ¿Creéis que es una situación equivalente? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Cope.