(AVISO DE SPOILERS)

Gambito de dama ha sido una de las sorpresas de los últimos años y, sin duda, una de las últimas joyas de Netflix. La miniserie está basada en una novela de Walter Tevis con el mismo nombre que fue publicada por primera vez en 1983 y tiene de todo; interpretaciones brillantes y personajes muy bien construidos, un diseño de producción de 10, una estética de la época muy cuidada… Vamos, que podríamos considerarla perfecta.

Con todo lo que supone la dirección, producción y guion de una serie, es muy habitual que se escape algún que otro detalle, lo hemos podido comprobar en grandes películas y series. Ninguna producción está exenta de cometer pequeños fallos y, en este caso, hay un detalle en la ficción que no ha dejado a nadie indiferente (por lo menos, en el país galo).

Bares, qué lugares…

Para entrar en contexto, la escena corresponde a la víspera de la final del Torneo de París, en la que Beth se enfrentaba a su temido rival.

La noche anterior, su amiga Cleo (interpretada por Millie Brady) le propone ir a tomar con ella una copa en el bar del hotel… Beth, al principio, se muestra reacia, pero al final se anima y una copa acaba llevando a la otra.

Una copa polémica

Cuando llega al bar, Beth le pregunta a su amiga qué está bebiendo. «Se llama Pastis. Muy parisino, muy ordinario«, le responde Cleo. Resulta que el Pastis es un licor muy típico en Francia pero su origen no es parisino; es de Marsella y otras ciudades del sur del país. Como consecuencia de esta noche, Beth se queda dormida para el torneo y se despierta en la bañera de su habitación…

La periodista Matilde Meslin se ha hecho eco de este error que ha compartido en su cuenta de Twitter y ha acabado de desatas la locura en la red social. «A punto de llevar a Netflix a juicio«, bromeaba. El tuit se hizo rápidamente viral y ya tiene más de 62.000 likes y 9.000 comentarios.



Por poner un ejemplo, imaginad que el torneo se hubiera celebrado en Madrid y que Beth y Cleo quedaran en un restaurante y Cleo estuviera comiendo una paella, un plato *muy madrileño*. Pues eso.

Por último, os dejamos con una escena muy divertida de esta maravillosa serie protagonizada por la brillante Anya Taylor-Joy:

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: as