Hoy os contaremos la historia de Angela Crickmore, una mujer de 40 años que cambió su físico por completo tras un largo camino en el que siguió una estricta dieta y un exigente programa de ejercicios. Ahora, por fin, se siente a gusto con su cuerpo y está feliz de su nuevo estilo de vida. ¡Conocédla a continuación!

«Llegué al Reino Unido hace 13 años y debido a una falta de autoestima y seguridad, aumenté de peso«. Angela llegó a pesar 89 kg y su salud era motivo de discusiones entre ella y su marido.

Un día que cambió su vida

Pero un día se dio cuenta de que esa no era la vida que quería. «Un día me levanté y decidí darle un giro a todo«. Concretamente, fue cuando vio a una amiga que había perdido peso. Vio que ella también podía conseguirlo, y, con motivación y dedicación, así lo ha hecho.

Desgraciadamente, su familia no fue capaz de adaptarse a su nuevo estilo de vida y, finalmente, en 2013 se divorció de su marido. A medida que iba avanzando, empezó a publicar fotografías y mensajes motivadores en sus redes sociales. Gracias a los mensajes que recibía por parte de sus seguidores, ganó confianza en sí misma.

Un nuevo amor

En 2016, Angela conoció a Mark, a quien contrató como su entrenador personal durante unas vacaciones en Tenerife… y de quien acabó perdidamente enamorada.

Fue allí donde descubrieron que se atraían el uno al otro y, tras su romance, Angela se fue a vivir con él a Nottingham. Dos meses después de haberse conocido, se comprometieron. «Sucedió de la nada, como un clic mágico«.

La felicidad como forma de vida

«Ahora puedo identificarme más con las mujeres que están en una relación y tienen hijos y me envían mensajes diciendo lo duro que es perder peso. He pasado por la etapa de casarse, aumentar de peso, perder peso, estar sola y después volver a tener una relación. Es muy duro, especialmente si tu pareja no se interesa por el fitness. Debes tener el doble de fuerza y motivación y querer cambiar de verdad«.





«Cuando empecé, salía a pasear cada día por el parque. Poco a poco, introduje el jogging y, al final, el running. Un año después me apunté al gimnasio y empecé a levantar pesas«, afirma Angela.

Entregada a la vida sana y el deporte

Actualmente, la dieta de Angela consiste en grasas saludables como frutos secos, aguacate y pescado asado con carnes magras, chocolate negro y avena.

Ahora, Angela es asesora de fitness y estilo de vida y, a través de la red, da consejos a todos aquellos que deseen mantener un estilo de vida saludable.

«Conseguí dirigir mi vida por buen camino y ahora soy una inspiración a los demás. Me especializo en estilo de vida, pérdida de peso, entrenamiento de peso corporal funcional y nutrición simple».

«Cada día, entreno, motivo y empodero a los demás para convertir sus excusas en soluciones y que consigan sus propias metas personales. Entrenar hace muchas cosas por nosotros, pero la nutrición es la sala de máquinas de nuestro duro trabajo y es lo que la mayoría de las personas no ven, así que estoy aquí para ayudar«.

«Es bueno no ser perfecto, es bueno no tener abdominales, es bueno tener estrías o celulitis, es bueno no tener las pestañas postizas… ¡Es bueno ser tú misma, simplemente, de la manera que eres, sin dejar que los demás determinen como tienes que ser!«.

Nos alegramos muchísimo de que Angela por fin se sienta a gusto con su cuerpo y haya encontrado el amor de nuevo 🙂

¿Qué os ha parecido esta historia? ¿Conocéis a alguien que haya pasado por una situación similar? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y encontraréis otros posts de interés. 



Fuentes: dailystar angelacrickmore 20minutos

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥