Ryan Lowry es, desde este mismo momento, una de nuestras personas favoritas del mundo. Hace unos días, este joven de 19 años y natural de Leesburg, Virginia (Estados Unidos), se convirtió en uno de los usuarios más populares de Linkedin gracias a su peculiar forma de buscar trabajo.

next step internet GIF by Jay Sprogell

Y es que Ryan tiene un diagnóstico de autismo desde los 18 meses de vida y que, por lo tanto, lo ha tenido muy complicado a la hora de comunicarse y establecer vínculos sociales con los demás: “Sus déficits son sociales y comunicativos, pero una vez atravesada esa niebla, él es la persona más brillante que he conocido”, explicaba Rob, su padre, al Washington Post.

A la búsqueda de empleo

Eso sí: Ryan no quiere estar toda su vida encasillado por su condición y, por lo tanto, ha decidido lanzarse al mundo laboral y buscar trabajo en Linkedin, uno de los mayores portales de empleo del mundo.

Para presentarse a sus posibles futuros jefes, el joven escribió una carta que veremos a continuación y que resulta tremendamente emocionante, valiente y esperanzadora; sin duda todo un ejemplo de superación y humanidad.

Su padre fue quien lo ayudó a hacerse el perfil en la red social y, a pesar de que veía a su hijo muy decidido, nunca pensó que llegaría hasta este punto, por lo que está tremendamente orgulloso de lo que ha conseguido.

“Tengo autismo. También tengo un gran sentido del humor, tengo un don para las matemáticas, soy muy bueno con las tecnologías y aprendo muy rápido», comienza la misiva.

«Estoy interesado en un trabajo en animación o de sistemas. Soy consciente de que alguien como tú puede darme una oportunidad, no aprendo como el resto de la gente. Necesitaré un mentor que me enseñe, pero aprendo rápido. Una vez que me lo explican, ya lo tengo. Prometo que si me contratas y me enseñas, estarás contento de haberlo hecho”, continua.



Un éxito rotundo

No hace falta decir que la carta fue todo un éxito, tanto en Linkedin como en el resto de redes sociales. Pero la mayor alegría que se ha llevado Ryan y su familia es que le han llovido centenares de ofertas laborales, algunas de ellas de empresas como Microsoft o Amazon, dos de las empresas más grandes del mundo.

Esto, además, ha animado a que muchos otros jóvenes con autismo también se lancen a buscar trabajo después de llevar años sin atreverse. Y es que Ryan, en este sentido, se ha convertido en todo un referente; en una de esas personas que, con sus actos, hacen que el mundo sea un poco mejor.

Por lo que se sabe, Ryan ya ha empezado unas sesiones en una escuela de animación de su zona y está iniciando el proceso para aprender lecciones de software y, así, poder dedicarse al mundo de la animación y cumplir su sueño.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.