Ser un superhéroe no es tan fácil como podríamos pensar en un primer momento. Luchar contra los malos que intentan acabar con el mundo es muy duro, pero es que no somos conscientes de lo que cuesta enfundarse en uno de esos trajes, todos muy ortopédicos, rígidos y, sobre todo, ajustados.

Hoy, para que veáis que esto no es un juego, os hemos traído las historias de varios actores famosos que lo pasaron muy mal a la hora de vestirse de sus personajes, todos ellos superhéroes en la ficción.

1Luchar contra el crimen y mear a la vez es imposible

Val Kilmer lo pasó muy mal rodando Batman Forever“Ponerse el traje lleva una hora y no puedes hacerlo solo. No puedes escuchar porque no tiene orificios en las orejas. Y, además, no puedes girar la cabeza ni ir al baño solo”.

2Un tema de peso

Para poder meterse en el estrecho traje de Spiderman, Andrew Garfield tuvo que perder peso y, por lo visto, esto le costó muchísimo hasta el punto de que tuvo que ponerse en manos de profesionales. Finalmente consiguió llegar al objetivo, pero no lo recuerda como una experiencia precisamente grata.

3Un infierno de negro

Alicia Silverstone siempre ha dicho que enfundarse el traje para Batman y Robin había sido un auténtico infierno: “Simplemente no quería estar dentro de ese traje. Era tan incómodo”.

4El frío y duro invierno

Para dar vida al Mr. Freeze, Arnold Schwarzenegger tenía que pasar por 4 horas de maquillaje. Pero, según contó el actor, lo más molesto era la luz led que tenía que meterse en la boca para que esta brillase cuando la abriese. Las baterías de la luz le dejaban un mal sabor constante en la boca y el equipo tuvo que buscarle una solución.



5Lo del traje de Batman es una maldición

Y es que Christian Bale también tuvo muchos problemas con su traje en su paso por la saga de Batman. “Asegúrate de poder ir al baño sin que nadie tenga que ayudarte, porque es un poquito humillante”, fue el consejo que le dio Bale a Ben Affleck cuando este tomó el relevo como el justiciero de Gotham.

6La mala suerte lo persigue

Ryan Reynolds no da una con los trajes. Con el de Green Lantern no era tanto lo incómodo que resultaba llevar el traje de captura de movimiento, sino lo ridículo que, a su criterio, quedó luego con los efectos digitales. Con el de Deadpool estaba más contento, pero aun así reconoció que le iba demasiado ajustado y que no paraba de sudar en ningún momento.

7Ben Affleck, el humillado

Ponerle todas las piezas del traje que utilizaba para luchar contra Superman llevaba una media hora y el trabajo coordinado de seis personas, pero, en las escenas de acción, el traje estaba generado por ordenador y, por lo visto, el traje de captura de movimiento que tenía que ponerse el actor, según sus propias palabras, «resultaba humillante».

 

8Esta imagen se explica sola

Si es que el bueno de Mark Ruffalo tiene esa cara de bueno que lo que dan son ganas de achucharlo. Poco más podemos añadir.

9Wonder Woman y la maravilla de la incomodidad

Gal Gadot siempre ha dicho que Wonder Woman es el papel de su vida y, precisamente por eso, no quería quejarse en las primeras pruebas de vestuario del personaje cuando vio que, al enfundarse el traje de la superheroína, apenas si podía respirar.

Finalmente, tuvo que decir al equipo de producción que no podía trabajar con eso, por lo que le realizaron unas modificaciones que, sin ser la gran cosa, sí le facilitaron el trabajo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta colección de trajes e incomodidades? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Genial.Guru.