‘Pasapalabra’ se encuentra en uno de los momentos más intensos de toda su historia. Pablo Díaz ya se ha convertido en el concursante que a más roscos se ha enfrentado y, a pesar de que ha estado muy cerca de llevarse el bote, este todavía se le resiste… bastante más de lo que sería deseable.

Y es que, precisamente esto último, le ha dado al programa más de un dolor de cabeza estas últimas semanas. Recordemos que, hace unos días, ‘Pasapalabra’ se convertía en tendencia después de que mucha gente se sintiese ‘estafada’ por el concurso.

El ‘truco’ de la victoria

Toda esa semana se había hecho publicidad de que Pablo se iba a llevar el bote y, llegado el día de la verdad, lo único que vimos fue cómo el concursante fallaba en la última palabra del rosco, no llevándose ni un euro. La gente se enfadó mucho y no dudaron en hacérselo saber al programa.

Ahora, con Javier Dávila en el ruedo, la cosa se ha puesto todavía más complicada. El concursante se las está haciendo pasar canutas al joven Pablo y, lo que antes era un espacio cómodo y relajado para el concursante, ahora se ha convertido en una lucha a vida o muerte constante. Y eso es algo que pudimos ver el viernes pasado.

Polémico empate de Pablo Díaz

Pablo, al llegar a la palabra 22, decidió empatar con su contrincante (cosa que, visto lo visto, es casi un regalo). En ese último rosco, el tinerfeño llegó a la letra ‘X’ y, tras acertar con la palabra ‘experiencia’, decidió plantarse en la letra ‘E’ y dejar pasar los 40 segundos que le quedaban en el contador.

En este punto, volvió a surgir la polémica. Y es que, mientras el concursante dejaba pasar el tiempo hasta que se agotase, Pablo acabó por hablar y decir «Jo, sí que se tarda», ante las risas del público.

Muchos usuarios de Twitter señalaron en este punto que Roberto Leal tendría que haberle dado por ‘incorrecta’ la letra ‘E’, ya que faltaban unos segundos para acabar con su turno y habló, por lo que se debería considerar esa frase como su respuesta a la letra por la que estaba concursando.



«¿Cómo puede ser que no sea un fallo que Pablo hable mientras se le agoten los segundos? Es incomprensible. Si dice cualquier palabra se considera respuesta, por lo tanto debería ser fallo», argumentaba un usuario en Twitter.

La cuestión es que el programa, en ese momento, dejó pasar la situación y acabó por saltar el turno a Javier Dávila, quien acabó por empatar a 22 aciertos con Pablo sin acumular ningún fallo, por lo que este lunes volverán a verse las caras para luchar por un bote que ya asciende a los 1.426.000 euros.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva polémica? ¿Pensáis que deberían haberle dado por incorrecta esa palabra a Pablo? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.