Historias como las de hoy nos demuestran que todavía queda mucho machismo en el mundo y que, por lo tanto, hay que seguir luchando para que desaparezca de una vez por todas.

La protagonista de nuestra historia de hoy es una mujer que, como muchas otras personas en esta vida, estaba muy contenta por casarse; para ella, esta unión sagrada con su pareja era importante y quería vivir ese día como uno de los más especiales en toda su vida.

happy anniversary wedding GIF

Todo iba a ser especial

Ella siguió todo el proceso típico que se sigue: escoger el lugar de la boda, los invitados, etc., y llegó hasta el punto que más ilusión le hacía: escoger el vestido que la acompañaría en ese día tan importante e irrepetible.

Ella, después de mucho buscar, dio con el vestido que ella consideró perfecto: blanco, largo y bonito; todo lo que ella siempre había querido llevar puesto el día de su boda.

Season 1 Wedding GIF by NBC

Ella también quería seguir el ritual de no mostrarle el vestido a su marido hasta el día de la unión, cosa que todavía sigue siendo una práctica habitual en este tipo de bodas (si no me equivoco, dicen que da mala suerte).

Compartir es vivir

La cuestión es que ella, ante la circunstancia de que su marido no tiene redes sociales, decidió compartir el vestido con sus seguidores para que estos viesen cómo iba a lucir en tan especial día… y ahí fue que Kay (@mamakayponz) vio cómo Twitter la decepcionaba una vez más.

Ella compartió unas fotos posando con su vestido para que la gente viese cómo le quedaba, ya que le hacía ilusión conocer la reacción de sus seguidores y, a pesar de que muchos le mostraron su opinión con respeto, muchos otros se dedicaron a enviar mensajes completamente irrespetuosos y lamentables.



Por lo visto ella, de repente, vio cómo la bandeja de entrada de Twitter se le llenaba de mensajes completamente vergonzantes y, según contó al Daily Mail, incluso hubo gente que empezó a buscar a su pareja en Facebook para mandarle la foto y arruinarle la sorpresa.

Mensajes desagradables

Ella compartió la foto por una cuestión de emoción y alegría, pero lo que se encontró fue una situación desesperante de la que no sabía cómo salir. Los mensajes iban desde supuestos ‘piropos’ (que ella no había pedido), a hombres que le escribían porque querían ‘salir con ella’ a la vez que le hacían proposiciones muy desagradables.

“Los hombres ven un tweet viral sobre mí en un vestido de bodas y piensan que es la oportunidad perfecta para ir a mis mensajes directos. Ellos realmente se creen audaces”, se lamentaba ella en su cuenta de Twitter.

Ella decidió que lo mejor era pasar de ese asunto y dejar las cosas como estaban hasta después de la boda, ya que no quería que nadie le arruinase un momento tan bonito. Kay, como sabe que su futuro marido no tiene redes sociales, está tranquila porque tiene la seguridad de que este no verá nada. Pero es lamentable que se haya tenido que llevar ese disgusto por un grupo de indeseables.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta situación? ¿Veis normal que la gente se comporte de esta forma? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.