Muchos nos preocupamos por la seguridad; de hecho no es casualidad que haya tantos anuncios de servicios de alarma, pero lo cierto es que no todos nos podemos permitir uno de esos sistemas y, en ocasiones, nos encontramos ante situaciones que hacen que pueda resultar realmente complicado preservar esa seguridad. Sin embargo, es normal que intentemos resolver la situación como podamos y “guardar” nuestras cosas de “la mejor forma posible”.

A continuación veremos algunos ejemplos de gente que seguramente no triunfarían si quisiesen hacer carrera en el mundo de la “seguridad”.

1No hay fisuras

Aparte de hacer evidente en qué cajón guardas algo importante, lo más preocupante es ver lo fácil que es acceder al contenido simplemente quitando el cajón de arriba.

2El mosquetón

Ni llaves, ni candados, ni cerraduras. Lo mejor para proteger tu taquilla es ponerle un simple mosquetón que te podrán robar con la misma facilidad con la que conseguirán lo que hay dentro.

3La bici nueva

Estrenó su bici nueva así que se aseguró de comprar un buen candado para evitar que cualquier maleante se hiciese con ella. No lo logró.

4El miedo, el mejor mecanismo de seguridad

Si no tienes candado una buena opción es usar tu pañuelo de pandillero para amedrentar a los posibles ladrones.



5Es todo una ilusión óptica

El dibujo es de un realismo apabullante, pero ha cometido un error. Se ha dejado la llave al lado.

6Te entran ganas de robar

Si es que a veces lo ponen tan fácil que a uno le entran ganas de llevarse esta moto y dejarle solo con una rueda.

7Respeto

La verdad es que parece algún tipo de obra artística moderna que no vale la pena robar porque la persona que lo ha hecho está claramente loca y puede venir a por ti en cualquier momento.

 

8El código es indescifrable

Por suerte ha puesto el código al lado del candado porque de lo contrario sería demasiado difícil de robar.

9Avisados están

Esta persona ha puesto un letrero avisando de que no hay nada dentro, pero lo cierto es que lo único que ha conseguido es llamar nuestra curiosidad.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: rolloid