La que se avecina‘ es una serie realmente longeva que lleva más de 10 años en televisión con lo cual, como ocurre en este tipo de ficciones, vemos crecer a los actores y actrices que interpretan a los personajes, algo especialmente notable cuando son niños y niñas.

En estos casos se nota mucho el paso de los años, ya que como veremos a continuación, los hijos de los Cuquis han ido cambiando mucho de una temporada a otra. Sin embargo, cuando vemos ese cambio de golpe, resulta realmente sorprendente.

Más allá del plató

Muchos sabréis que Nano y Carlota Boza (que conservan sus nombres en la ficción) son también hermanos en la vida real y han formado parte de la serie, de forma más o menos ocasional, desde sus inicios hasta la actualidad.

Muchos recordamos cómo “los cuquitos” aprendían palabrotas de la boca de su madre y su padre, pero actualmente los dos han crecido y, de hecho, han superado la adolescencia.

Tras 14 años el cambio físico de los hermanos (sí, también son hermanos en la realidad) es más que evidente ya que han pasado de tener 5 años a 20. Y el paso del tiempo es algo inevitable…

¿Qué ha sido de ellos?

En la serie, Carlota busca hacerse rica y ser famosa, pero en la vida real está estudiando su segundo año de carrera de Animación y comparte su vida a través de sus redes sociales donde, por ejemplo, hace TikToks junto a Paz Padilla que se convierten en virales.

 



Nano se encuentra en plena adolescencia y a sus 16 años disfruta de su juventud como tantos otros niños de su edad. Le gusta Marvel, El Rubius y comparte tiempo con su hermana mayor a quien adora.

Desgraciadamente, a través de su cuenta de Instagram ha informado que en estos momentos se encuentra hospitalizado, así que deseamos que mejore y se recupere lo más pronto posible.

Además, ambos son fundadores de la marca ‘Un aguacate en invierno‘, una marca de ropa diseñada por Carlota donde encontramos sudaderas, bolsos, camisetas y un montón de productos más.

Tanto Carlota como Nano se preocupan por el medio ambiente y eso lo demuestran también con los artículos de su tienda: usan el método de producción menos agresivo para los tejidos, tintas ecosolventes e incluso plásticos y pieles que en algunos casos proceden de material reciclado.

Lo que está claro es que, a diferencia de sus personajes en ‘La que se avecina’, estos dos hermanos son personas de bien que, al no haber sido criados por “Los cuquis”, seguramente han crecido en un entorno más sano.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: lasprovincias