Cuando nos hacemos una foto (y sobre todo en el caso de las selfies) solemos fijarnos en lo importante de la imagen: nosotros mismos. Pero en ocasiones puede que esto haga que, por mucho que salgamos bellos como camellos, se nos cuele algo en la fotografía que en un principio nos había pasado desapercibido.

Obviamente, cuando esto sucede, ahí está Internet para señalarlo con el dedo y hacernos pasar vergüenza. A continuación, veremos una serie de imágenes cuyo fondo es el absoluto protagonista al mostrar cosas totalmente inesperadas.

1El clásico

La pobre Lana quiso posar con su nueva camiseta pero no pensó en que el espejo hacía que su nombre se viese al revés y revelando una palabra oculta, tan oculta como un ano.

2Llama a la policía

Esta chica se hizo una selfie en el baño pero no pensó en que su compañero estaba preparado para darle un susto cuyo momento previo quedó capturado en esta imagen.

3Pillados in fraganti

No se habían hecho ninguna foto durante la fiesta, así que seguro que esta la guardan con mucho cariño (y risas).

4Un dildo. Nada más que decir

No os queremos revelar dónde está para que os entretengáis un poco a buscarlo, pero efectivamente esta imagen tiene un consolador rosa escondido.



5¡Malditos paparazzi!

Se puede ser triste o se puede ser como este pobre chico que ha querido hacer creer a sus seguidores que hay personas que le persiguen por la calle para hacerle fotos. La ventanilla lo delata.

6Más de lo mismo

Dormido tienes que estar para subir esta foto a redes. Por suerte, si no triunfa como influencer siempre podrá dedicarse al contorsionismo.

7¡A comer!

Mientras ella muestra sus tatuajes, Firulais se está poniendo las botas con un buffet libre de agua del lavabo y, posiblemente, otras cosas.

 

8Doble o nada

Quiero una fila infinita de personas jugando con la perspectiva como si estuviesen tocando el culo.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.