Hoy nos enfrentamos a uno de esos descubrimientos que solo pueden darse en Internet y que, como veréis, te cambian la forma de ver las cosas para siempre. Aquí hemos repasado todo tipo de historias, muchas de ellas sorprendentes por sus giros dramáticos… pero pocas veces como las que os traemos hoy.

Un giro inesperado

Hace unos días, un programa de televisión japonesa descubrió que una de las influencers más seguidas del país, de nombre azusagakuyuki, no es en realidad una mujer, sino un hombre de 50 años que se sirve de una aplicación de móvil para transformar por completo su rostro en el de una joven que parece más bien una modelo.

En la red también lo conocían como Souya no sōhi (el nombre que figuraba en su aplicación), y lo cierto es que, en los últimos tiempos, había pegado un importante subidón de seguidores, todo gracias a compartir fotos a lomos de su motocicleta, siempre acompañando la publicación de textos muy ‘kawaii’ llenos de emojis.

Siguiendo las pistas

Ella, a pesar de encontrarse en pleno ascenso en lo que a seguidores se refería, ya estaba levantando sospechas entre algunos de sus fans. Y es que en una ocasión, por ejemplo, un seguidor detectó que en el retrovisor de la moto se veía a un señor mayor con gafas, cosa que no correspondía a la joven que, en teoría, estaba protagonizando la instantánea.

Tuvo que llegar el programa de entretenimiento Monday Late Show para para destapar toda esta ‘estafa’, yéndose hasta la localidad del influencer y descubriendo así que, efectivamente, se trataba de un señor que, mediante una aplicación de modificación facial, se hacía pasar por una mujer mucho más joven que él.

De hecho, el programa se llevó una foto impresa de la supuesta influencer para compararla con el rostro real del hombre… y lo cierto es que no había lugar a dudas: estábamos ante un auténtico troll de Internet.



El marketing perfecto

Cuando se le preguntó al hombre por los motivos que lo habían empujado a hacer esto, confesó que era porque “nadie quiere ver a un tío” en las redes sociales y, de hecho, si nos fijamos solo en los resultados, el hombre realmente ha visto un aumento de sus seguidores desde que sube fotos como mujer, por no hablar de la cantidad de ‘likes’ que acumula.

Este motorista de 50 años, cuyo nombre desconocemos, utiliza un truco de lo más sencillo: posa sobre su moto y, con unos sencillos pasos, cambia su cara para parecer una mujer.

Y es que lo de utilizar filtros para las redes sociales es algo que hace casi todo el mundo… pero nunca a este nivel. Y es que Internet, cuando menos te lo esperas, consigue sorprenderte.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Os habríais dado cuenta del ‘truco’? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Gizmodo.