El programa Hermano Mayor siempre ha sorprendido por las duras situaciones que se viven en casa de estos jóvenes que, lamentablemente, son los protagonistas de cada uno de los programas que narran su historia como “adolescentes problemáticos”.

Uno de los capítulos que más interés y seguimiento generó fue el protagonizado por Dakota Tárraga, una joven que, pese a tener comportamientos reprobables, gustó mucho a la audiencia y consiguió una base de fans que hizo que, por ejemplo, llegase a participar en realities como Superviventes.

La pregunta del millón

Este pasado viernes, Dakota fue entrevistada en un magacín de la cadena TeveCat llamado “La Nova Normalitat” en el que reveló detalles sobre la producción de Cuatro que resultan realmente vergonzosos en caso de ser ciertos.

Uno de los colaboradores del programa hizo la típica pregunta que todos haríamos y directamente le preguntó a Dakota si todo lo que se vio en el programa se lo hacía a sus padres a diario.

La confesión de Dakota

Dakota respondió con la naturalidad y el desparpajo que la caracteriza, pero el colaborador se quedó a cuadros al escuchar la respuesta.

«Vamos a ver, control. A mí, cuando llegó El hermano mayor, mi problema era el consumo. Entonces me dieron de consumir para ver cómo era mi actitud verdadera, porque ese era mi problema», explicaba.



El presentador del programa se sintió incómodo por la respuesta de la joven e intentó reconducir la entrevista para que no pudiese llegar al punto de incluso causarle problemas.

«Vamos a bajar un poquito el tono de la vida. Me parece muy bien que se puedan hacer todas las preguntas, pero a mí me gusta más la Dakota cachonda, la Dakota divertida», dijo Miquel Valls.

Reacciones inmediatas

Obviamente, la afirmación de Dakota generó mucho revuelo en redes por la grave acusación que suponía para el programa de Hermano Mayor, con lo cual quiso matizar usando su cuenta de Instagram @dakota_tarraga. Y menudos matices.

«Quiero decir y que quede claro, que quede constancia porque si a mí se me conoce no es por ser mentirosa, que en Hermano mayor, a mí los dos primeros días me pagaron la bebida».

Aunque es cierto que reconoció que con “consumir” no se refería a drogas ilegales, sino solo al alcohol. La verdad es que siguen siendo unas declaraciones que dejan en muy mal sitio al programa y cuestionan la ética de la que intenta presumir.

«Tenía un problema con el alcohol, los dos primeros días vieron mi reacción hacia el alcohol, lo que suponía», afirmando también que, de la misma forma que a ella le pagaron bebidas, sabe que a otros participantes con obesidad les pagaron comida.

Las dudas sobre la ética de “Hermano Mayor” siempre han estado ahí, pero las afirmaciones de Dakota han reavivado esa llama.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: 20minutos