El mundo de los tatuajes no es nada sencillo. No se trata solo de ir a un sótano a que nos entinten la piel con lo primero que se nos pase por la cabeza (que también podría ser aunque no os lo recomendamos), se requiere de algo más, sobre todo por parte del tatuador, que es quien, en sus manos, tiene el último trazo para que todo quede perfecto. Pero… ¿qué pasa cuando el tatuador no está a la altura de lo que el tatuaje requiere?

Pues que pasan cosas como las que veréis hoy. Más os vale tener buen estómago, porque vienen curvas.

1¿Te gustan los brazaletes?

Pues, después de ver cómo le ha quedado a esta pobre mujer, lo más probable es que prefieras tirar de guantes… ¿Es que nadie le ha dicho a ese tatuador que, para poder hacer ese trabajo, hay que tener buen pulso?

2Paisajes inolvidables

Y no es porque sea un momento precioso de nuestra vida que no queramos olvidar… si no porque, después de verlo, lo tendrás hasta en tus pesadillas. He visto a niños pequeños dibujar mejor.

3Se nos pasa la vida volando

Pero a este señor, al convivir con esa cosa en su espalda, se le pasarán los días muy, pero que muy lentos. Es como para demandar al tatuador y que le cierren el estudio para siempre.

4¿Te gusta el personaje de la Sirenita?

Pues, después de que veas este tatuaje, irás corriendo a tu biblioteca de películas Disney para pillar ese clásico y quemarlo hasta que solo queden las cenizas. Algo así no se olvida fácilmente.



5¿Alguien nota la diferencia?

Dejando de lado la broma de que no se parecen ni en el negro de los ojos, lo cierto es que a mí el resultado me hace bastante gracia; es como una especie de meme que, en cierta forma, mejora al original.

6¿Sabes lo que es un trazado fino?

Si la respuesta es afirmativa, te pido que se lo vayas a explicar al tatuador que hizo este desastre. ¿La tatuó con una aguja o un rotulador? Porque sino, no me lo explico.

7No sé qué es peor

Entiendo que esta persona se convirtió al catolicismo y decidió borrar esa imagen ‘satánica’ de su cuerpo… pero es que creo que, sí o sí, tiene que ser más pecado hacerse esa biblia gigante y hortera que dejarse al Joker y ya.

 

8Si es que a quién se le ocurre…

Esta mujer quería llenarse el rostro de pecas y, por lo que sea, decidió optar por un tinte rojizo… ¿El resultado? Pues que parece que esté pasando por una enfermedad infecciosa.

9Necesito ayuda

¿Alguien me puede decir cómo se llama la amada de este señor? Es que llevo un rato dándole vueltas y, a pesar de que el tatuaje debería servirme de pista, no consigo dar con la respuesta. Agradecería ayuda.

10Fijaos en los dedos

Tienes que querer muy poco a tu hijo para hacerte eso en la piel. Parece más la huella de un esqueleto que la de una persona.

11Un tatuaje discreto

Esto es lo que pasa cuando llegas al estudio del tatuador y le dices ‘jódeme la vida’.



 

12El detalle de las sombras

Creo que el día que tocaba ‘sombras’ en la universidad de tatuadores, esta persona se las saltó con terribles consecuencias. Dan ganas de llorar.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos tatuajes? ¿Si os obligasen a haceros uno, por cuál optaríais? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.