Mary Turner es una mujer escocesa que recientemente ha descubierto ‘el lado oscuro’ de su marido; unos detalles de su vida de los que no tenía conocimiento y que la han dejado sin palabras (y a [email protected] también, todo sea dicho).

En el año 2000, Turner conoció a un hombre de 35 años llamado Will Jordan a través de una página web. Ella, madre soltera de un bebé de 9 meses, lo vio como una persona que le aportaba cosas positivas en su vida; era una persona cariñosa, amable, se preocupaba por ella y ella se veía iniciando una relación con él. Se casaron y tuvieron dos hijas; sin embargo, todo se torció cuando descubrió la verdadera persona de la que se trataba.

Al principio todo era muy bonito

Al principio, ella no se dio cuenta de lo tóxico que era. «Usó el tipo de técnicas que usan los líderes de las sectas y los abusadores, llenándome de amor desde el principio, incluso antes de que lo conociera. Cuando comenzamos a hablar en línea, me envió correos electrónicos largos y fluidos sobre su pasado y sobre la persona que era, y le conté mis sueños y aspiraciones. Nos escribíamos tres, cuatro, cinco veces al día. Se volvió tóxico. Me dejé llevar por el romance». En realidad, era un estafador que había engañado a decenas de mujeres. 

Un ejemplo de estos comportamientos fue cuando iban a emprender un viaje a Londres y él la dejó plantada… pero le dio algo para intentar ‘compensarlo’. «Me dejó plantada cuando se suponía que íbamos a ir a Londres en un viaje romántico, me enfadé y quise dejarlo. Era Nochebuena y me regaló un osito de peluche con una cinta con un anillo de diamantes. Me desconcertó por completo«.

Tapadera y estafa

Una de sus mentiras fue decir que trabajaba en el departamento informático de la CIA para justificar sus ‘escapadas’ cuando en realidad visitaba a su otra esposa. La propia Mary llamó al número y descubrió que no solo se trataba de la otra pareja de su marido, sino que tenía tres hijos con él. 

Por si fuera poco, Mary fue víctima de una estafa por parte de Will, quien falsificó el nombre de su esposa en tarjetas de crédito y gastó 56.000 libras esterlinas. Además, se inventó que unos hombres estaban planeando el secuestro de sus hijos (era una supuesta información que había recibido de la CIA) y debían pagar un rescate para evitarlo, para lo que intentó convencer a Mary que vendiera su casa.

«Suena descabellado, pero me dio pruebas, incluidos los cheques de pago. Estaba en un estado de pánico constante y creía que él era la única persona que podía mantenernos a salvo«, explica ella.



La doble vida de Will

Mary descubrió la realidad sobre Will al recibir una llamada de su otra esposa. “Me había estado diciendo mentiras descaradas. No solo ya tenía al menos seis hijos cuando lo conocí en 2000, sino que tanto su esposa como la niñera de su esposa estaban embarazadas de él en ese momento. También descubrí que era un delincuente sexual convicto y que tenía cinco prometidas, nosotras (las dos esposas) y 13 hijos”.

Will fue detenido y condenado a dos años y medio de prisión en Gran Bretaña y posteriormente fue deportado a Estados Unidos. Siete meses después, había vuelto a las andadas y seguía estafando a gente. 

El plan definitivo

En 2014, la enfermera Mischele Lewis se puso en contacto con Mary porque había sido víctima de la misma situación e idearon un plan para grabarlo a escondidas mientras confesaba todas sus estafas. Will fue detenido e ingresó en prisión hasta 2017. 

Ahora Mary ha decidido plasmar sus vivencias en un libro donde intenta ayudar a identificar conductas que puedan ser indicativas de toxicidad o del perfil de un delincuente sexual. «En el último recuento tenía 14 hijos. Nunca va a parar. Es un psicópata sin capacidad de amar y sin conciencia. Todo lo que puedo hacer ahora es advertir a otras mujeres sobre él».

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: infobae upsocl