El teletrabajo y las clases online han afectado mucho la rutina de todo el mundo y, en caso de las personas con hijos, se han visto en muchas ocasiones trabajando en casa mientras sus hijos hacen clase en la mesa de al lado.

Esto da pie a nuevas situaciones como la que veremos a continuación. Todo empezó cuando una madre escuchó cómo una profesora no era educada con su hijo y decidió formular una queja por correo al mismo tiempo que retransmitía el culebrón por Twitter.

El correo en cuestión

La madre explicó la situación y el motivo del correo exponiendo todos los detalles y dejando a la profesora en muy mal lugar mientras ella mantenía la compostura (aunque en Twitter estaba quedándose a gusto) más allá de alguna pullita puntual como la que deja al final del correo.

Fuera de contexto

Obviamente, la respuesta de la profesora buscó desacreditar al niño y decir que la conversación era sacada de contexto. Además, conscientemente en ningún momento dijo el nombre de la madre, dejando claro que no consideraba que hubiese hecho nada malo.

Nada iba a pararla

Pero la madre no iba a parar hasta conseguir que la profesora pidiese perdón. Sobre todo porque sabía que el comentario de la profesora no era sacado fuera de contexto porque ella estaba presente cuando el niño estaba en su clase online y pudo escuchar la «conversación».

Así que la madre le volvió a enviar un correo insistiendo en su versión de lo sucedido y poniendo en cuestión la actitud y las formas de la profesora hacia su hijo (y sus alumnos, en general).



Y llegó el perdón

Finalmente, la profesora la llamó por su nombre y pidió disculpas por su comportamiento, haciéndose evidente que, por lo menos, había reflexionado sobre el tema tras sentirse acorralada:

Lo bueno es que la situación se pudo resolver entre ellas dos con una simple disculpa. Pero es importante que en la educación de los más pequeños participen tanto los maestros y maestras como los padres y madres y que, al final, lo que les debe unir es la dedicación a los niños.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: segnorasque