‘La Ruleta de la Suerte’ es uno de los programas más míticos de nuestra televisión. Es complicado imaginarse los mediodías de Antena 3 sin que Jorge Fernández salga con sus impresionantes bíceps a presentar este concurso. Ese panel de letras desordenadas nos ha acompañado durante muchísimos años y, en cierta forma, ya es parte de nosotros.

Es un concurso en el que, además, los nervios siempre están a flor de piel: cualquier letra puede ser la correcta, una jugada maestra se puede ir al garete por un ‘giro de más’ de la ruleta y, sobre todo, la presión del público hiperactivo que acude al programa puede jugarnos una mala pasada.

Los nervios, nuestro mayor enemigo

Y es que todos, desde la comodidad de nuestras casas, afirmamos ser capaces de adivinar todos y cada uno de los paneles del concurso… pero eso es algo que solo se sabe de verdad cuando nos plantamos en ese plató y todos los estímulos empiezan a bombardearnos a la vez.

Y es que puede pasarnos lo mismo que le pasó a la concursante de nuestra historia de hoy.

De todo a nada en un segundo

Rocío era una de las tres concursantes de ‘La Ruleta de la Suerte’ del pasado miércoles que, como veréis en el vídeo que os dejamos más abajo, se encontraba en una posición de llevarse un panel completo, además de un buen pellizco de dinero.

Durante el panel de la Letra Oculta, la concursante se vio inspirada y, además de gastarse un comodín tras caer en el ‘pierde turno’, acabó por dar con todas las letras del panel que tenía delante… ¡todas a falta de una!

En ese momento, cuando tenía todas las letras menos una; cuando ya parecía que se había llevado la jugada para casa, los nervios hicieron que se bloquease por completo y no fuese capaz de responder nada de nada.



Al filo de la letra

La mujer sufrió un bloqueo como pocas veces hemos visto en la historia del concurso y, como podréis comprobar vosotros mismos, solo tendría que haber dicho la letra ‘F’ para haberse llevado el gato al agua. Pero no fue así.

Se quedó completamente paralizada y, al acabársele el tiempo para contestar, el presentador tuvo que pasar el turno sin que Rocío lo hubiera intentado siquiera. Al final, fue su compañero, Rodrigo, el que resolvió el panel y se apuntó en el marcador los 375 euros que había acumulado. Una suerte para él… pero una lástima para ella.

«Nadie hacía fotos a los platos de comida», era la solución a un panel que, como os podréis imaginar, jamás se le borrará de la cabeza a esta mujer.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido este fallo? ¿Creéis que os hubiera pasado algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.