Pocas cosas le gustan más a Nicolas Cage que pasar por el altar. Recientemente, como bien habréis sabido por los medios de comunicación, el actor ha decidido irse a Las Vegas y, por quinta vez en toda su vida, darse el sí quiero, en esta ocasión con la que era su novia durante aproximadamente un año, Riko Shibata, de 26 años (31 menos que él).

Por lo visto, ambos se conocieron en una visita del actor a Japón, de donde ella es originaria y, ahora que todo ha salido a la luz, ha sido el propio Cage el que lo ha confirmado: «Es verdad y estamos muy felices», declaraba.

En realidad todo esto ya se sabía desde el año pasado. Y es que el actor se encargó de contar en el programa de su hermano, Marc Coppola, que tenía intenciones de casarse en muy poco tiempo… y es lo que ha hecho.

El momento más especial

Según contó el propio Cage, aprovechó una videollamada con su novia para pedirle matrimonio: «Finalmente dije: mira, quiero casarme contigo. Y nos comprometimos en FaceTime», aseguraba el actor entre risas.

Para poder completar el clásico ritual, por lo visto, Nicolas envió por paquetería el correspondiente anillo, el cual Riko recibió en su casa, dando por fin el ‘sí, quiero’ y llevándonos a la situación en la que nos encontramos hoy.

Riko, para la boda, optó por un kimono tradicional japonés, de color negro con ribetes rojos, unos zuecos de madera, con tiras rojas y medias blancas; todo muy acorde con su cultura.

Cage, fiel a su estilo, se apareció con un esmoquin de Tom Ford negro con la chaqueta estampada con brillos y una rosa amarilla incrustada en la solapa a juego con las de ramo de la novia.



Los matrimonios anteriores

El enlace se celebró de manera bastante íntima y solo acudieron los familiares más cercanos de la pareja… como Alice Kim, una de las exmujeres de Cage con la que, por lo visto, mantiene una muy buena relación. Y es que estuvieron casados 12 años y tiene un hijo en común, el famoso Kal-El.

Todo esto llega después del fugaz matrimonio del actor en 2019 con Erika Koike, el cual duró tan solo 4 días, pero que le trajo un intenso quebradero de cabeza al actor. Ella, por lo visto, pedía una manutención completa, argumentando que la relación le había hecho perder oportunidades profesionales, además de haberle generado una ‘mala fama’ en la industria de Hollywood.

¿Qué alego Cage a todo esto? Pues que, en realidad, ella lo que quería era ‘quedarse con todo su dinero’ y que la boda tenía que ser invalidada porque él estaba ‘completamente borracho’ cuando dio el sí quiero.

Pero es que Alice Kim, Erika Koike y Riko Shibata han sido las tres últimas… pero no las únicas. Si nos vamos a 1995 tenemos su matrimonio con Patricia Arquette, la primera de todas y de la que había estado enamorado mucho antes de conseguir que ella accediese a casarse con él.

Pero es que en 2002 y tras el divorcio con Arquette, encontramos que Cage se estaba casando con Lisa Marie Presley, hija de Elvis Presley. Este matrimonio no llegó ni al tercio del año: 107 días les duró el amor antes de pasar por un juzgado para formalizar el divorcio. Este récord de brevedad lo superó, por supuesto, con su matrimonio con Erika en 2019 (y eso que lo tenía difícil).

Por lo demás, solo queda esperar a ver cuánto le dura este que, esperemos, sea para siempre.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la convulsa vida matrimonial del actor? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Diario sur.