Siempre nos dicen que comer demasiado rápido no es bueno, pero ¿qué significa eso exactamente? A continuación, os mostraremos las informaciones que ha revelado una investigación presentada en las sesiones científicas de la American Heart Association en California que revela cómo nos afecta exactamente el ser demasiado voraces.

El estudio analizó la forma de comer de más de mil personas durante cinco años; además, los sujetos realizaron exámenes médicos y detallaron en repetidas ocasiones cuál era su dieta, cuánto ejercicio hacían y presentaron su historial médico.

Las consecuencias en la salud

Con esa información identificaron a los participantes y su forma de comer y, tras analizar los resultados, vieron que las personas que comían más rápido y con más ansia tenían más probabilidades de aumentar de peso y, lo que es más importante, de tener niveles altos de azúcar en sangre y colesterol, lo cual suele conllevar problemas de corazón.

Además, esas personas tienen prácticamente el doble de posibilidades de tener síndrome metabólico, una dolencia asociada a la diabetes, distintas enfermedades cardíacas y aumenta también la probabilidad de sufrir un accidente cardiovascular.

Comer con demasiada prisa hace que la lucha contra la diabetes también sea más complicada ya que puede causar fluctuaciones en el azúcar de la sangre y por lo tanto provocar una resistencia a la insulina, lo cual hace que esas fluctuaciones puedan transformarse en diabetes tipo 2 además de dañar los nervios y los vasos sanguíneos.

Beneficios de la lentitud

Otro de los resultados indicó que las personas que comen lento tienen muchas menos posibilidades de sufrir problemas de obesidad y eso se debe a que, cuando masticamos comida, liberamos señales de plenitud al cerebro y este es capaz de identificar antes que ya han comido suficiente.

Hay distintos trucos para comer lento como, por ejemplo, masticar cinco veces con cada lado de la boca, pero lo cierto es que no hay una cantidad exacta de tiempo definida para la comida. Sin embargo, lo importante es masticar y trocear bien la comida y no engullir como un pájaro.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: rolloid