Pocas cosas son más de nuestra gastronomía que la tortilla de patatas. Se trata de un plato de fácil realización, pero que se presta a un montón de variaciones y que, por lo tanto, nunca cansa. Siempre apetece una buena tortilla de patatas, ya sea con cebolla, chorizo o pimiento; las posibilidades son infinitas.

De Extremadura al mundo

Lo cierto es que resulta casi imposible saber el punto exacto de la península en el que surgió este manjar, pero sí que podemos saber con bastante certeza dónde se popularizó; dónde llegó hasta un punto de perfección que permitió que esta receta se expandiese por todo el mundo. Estamos hablando de Villanueva de la Serena, en Badajoz, Extremadura.

Esta ciudad es conocida vulgarmente como la cuna de la tortilla de patatas en el siglo XVIII, tal y como se especifica en Europa Press. Este plato, contrariamente a lo que se pueda creer, se inventó por pura serendipia: mezclaron todos los alimentos que tenían al alcance y, de la nada, ya había creado la primera tortilla de patatas (el huevo y la patata eran dos alimentos básicos de la época). Así lo cuenta el cronista Antonio Barrantes, especializado en la historia de este manjar.

«En la historia de la tortilla de patatas tenemos centrado su nacimiento en Villanueva de la Serena, pero su descubrimiento, como los grandes descubrimientos que ha habido en el mundo, es un poco por casualidad y por necesidad», señala el experto.

De alimentar a los animales a alimentarnos a nosotros

Durante el siglo XVIII la población pasaba mucha hambre y lo que buscaba era alimentarse con lo que tenía, no hacer grandes inventos gastronómicos. La patata, por aquel entonces, apenas se conocía y, de hecho, se utilizaba para alimentar a los animales. Pero la necesidad hizo que el huevo y el tubérculo tuviesen que conjugarse… y se obró el ‘milagro’.

La sociedad de aquel entonces necesitaba una solución para el hambre que estaban pasando y, por lo visto, encontraron en la patata una gran aliada, ya que era muy barata y fácil de producir (y altamente nutritiva, como descubrirían después).

No hay consenso total

El origen de la tortilla de patata sigue siendo algo en discusión ya que, con la poca documentación de la época, es complicado saber algo tan preciso. Por supuesto, Barrantes también reconoce que la atribución de la creación de la tortilla a Villanueva se encuentra también en discusión.



«Se ha tirado de historia y se ha dicho que en tiempos de Zumalacárregui, el general carlista, para dar de comer a su tropa también usaba una mezcla de patata con huevo en Navarra», señalaba. «Efectivamente, eso está documentado, pero también está documentado que las Guerras Carlistas son a partir de 1834, tenemos ahí casi 40 años de diferencia», sentenciaba el cronista.

Teniendo en cuenta esto, al menos de momento, se usa la datación más antigua que se tiene de la tortilla de patatas y que se encuentra en la localidad pacense. Según Barrantes, la clave está en que allí se utilizó por primera vez el proceso de pasar la patata por aceite y luego por huevo, y no simplemente mezclar ambos productos.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esto? Ya de paso, ¿cómo os gusta la tortilla a vosotros? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.