En una entrevista reciente en la revista Vogue, la polifacética artista Jameela Jamil habló sobre el movimiento de “body positive” que busca que te sientas cómoda con tu cuerpo, sin tener en cuenta si tienes un aspecto normativo o no.

Esto en principio es algo bueno, pero Jameela pone sobre la mesa el hecho de que esa positividad excesiva es tóxica, ya que una no debería estar tan pendiente de su cuerpo ni vivir fijada en su físico, ya sea para amarlo u odiarlo.

El punto de vista de Jameela

Jameela cree que no debemos dedicar tanto tiempo en observar nuestro cuerpo, ya que considera que es una ‘idea del patriarcado’. «Para mí, que sufro de dismorfia corporal, no tiene sentido pasar tiempo delante de un espejo intentando amar mi cuerpo. El tiempo que paso amando u odiando mi cuerpo es tiempo que dedico a pensar en lo que el patriarcado quiere que piense, y yo quiero ser libre, estar liberada, así que no lo pienso en absoluto la mayoría de los días».

«Me miro en el espejo por la mañana una vez, y por la noche otra para quitarme el eyeliner, y me voy a dormir. Estoy decidida a dejar de negociar con mi apariencia. Porque son semanas y meses de nuestra vida que pasamos pensando en algo que no nos enriquece».

Lo que realmente importa

Jameela también destacaba que lo más importante en la vida no estaba relacionado con cosas materiales, sino con emociones y momentos que son los que, al final, recordamos:

«En nuestro lecho de muerte no vamos a mirar atrás y pensar en lo que pesamos en la báscula, sino en nuestras experiencias, amigos, familia…»





Los extremos no son buenos

Eso no significa que uno no deba quererse y gustarse, pero obsesionarse con esta autoestima tan “superficial” no es necesario algo bueno. Dejar nuestra apariencia a un lado (ya sea para bien o para mal) nos regalará tiempo que podremos dedicar a cosas más útiles (y posiblemente menos material) y que nos enriquecerán más como personas.

Jameela decidió que vería su cuerpo simplemente como un vehículo cuya única importancia reside en lo que está dentro y cuya forma no quiere que influya en su vida, todo lo contrario a lo que hacía cuando era joven.

Obviamente, las redes sociales hacen que hoy en día los jóvenes todavía se vean más afectados por esa superficialidad y esa obsesión con su cuerpo y el de los demás, con lo cual puede que el mensaje de Jameela Jamil, conocido como «Body Neutrality«, cale en las nuevas generaciones.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: codigonuevo

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO