En First Dates hemos vivido situaciones de lo más variadas; desde ‘espantadas’ a auténticos flechazos… Y lo que vimos ayer tuvo un poco de todo, aunque al final acabó todo muy bien para los comensales.

In Love Hearts GIF by SpongeBob SquarePants

María, una operadora de 29 años, visitaba el programa para tener una cita y «volver a enamorarse«. «Fea no soy. Salgo a la calle y por fea o por guapa la atención la llamo, y me gusta llamarla«. Se definía como una chica «extrovertida y echada para adelante» y buscaba: «un hombre elegante, caballero, atento. Soy de que el hombre me ceda la chaqueta, que el hombre invite a la dama a pagar. Si me quieres llamar facha dímelo, pero me gusta que un hombre te proteja y se preocupe por ti, y te dé seguridad«.

Para ella, había una parte del cuerpo en concreto en que se fijaba mucho: las manos. «Tienen que ser varoniles, muy hombres, a lo Santiago Abascal. ¡Me encanta! Lo veo muy varonil, muy hombre, supongo que por la edad, por las costumbres. Muy facha. Me gusta ese tipo de hombre«.

De Santiago a Ismael

Su cita no se llamaba Santiago, sino Ismael, un murciano que trabajaba en la hostelería y era un enamorado de la pesca. «Es algo que me apasiona. Estar sentado frente al mar no tiene precio«.

De primeras, a él le había llamado mucho la atención María, pero ella no pensaba lo mismo… «La primera sensación no ha sido me encanta, ha sido un ‘vamos a ver‘».

Temas no faltaban

Era momento de conocerse; ya en la mesa, ambos dejaban los nervios a un lado y la conversación iba fluyendo. Hablaban sobre cómo se habían animado a participar en el programa, sus gustos…

Por ejemplo, ella odiaba Instagram. «Para mí es postureo. La gente está con el móvil y yo prefiero sociabilizar. Agradezco que para la época que me ha tocado vivir no soy como mis amigos«. «La verdad es que yo también lo tengo apartado«. Ella confesaba que, progresivamente, su cita le iba gustando más.



El tema de los animales

En un momento determinado, María le decía a Ismael que no le gustaban los animales por el tema de la limpieza. Su cara cuando él le decía que tenía una perra era un poema, y cuando le dijo que dormía con él en la cama… «Eso es antihigiénico. Porque sí. Lo chupa todo el perro, se revuelca en todo… «.

Flechazo en política

María e Ismael no aplicaron eso que dicen de no hablar de política en la primera cita. Ella le preguntó si era de derechas… «Si me preguntas por un partido te diría Vox», declaraba él. Ella, prendada. «Estoy afiliada en Vox«, le decía ella.

«Me he enamorado«, repetía María. «Poco a poco. Vamos a brindar por el amor que es lo más bonito del mundo«. Luego irían al reservado y jugarían al juego de los besos del programa… Y con un beso por allí y otro por allá, la cosa acabaría de cuajar.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro