Es realmente complicado ganar 200 millones de euros en un sorteo, pero a Rachel Kennedy y Liam McCrohan les ha sido realmente fácil perderlos muy rápidamente.

Esta pareja británica de estudiantes de 19 y 21 años respectivamente llevaban cinco semanas jugando los mismos números de forma consecutiva hasta que el viernes pasado resultó ser la combinación ganadora del Euromillones que ascendía a un total de 210 millones de euros de premio.

Sí pero no

Sin embargo, no pudieron canjearlo ya que al realizar el pago de la “apuesta” por Internet no había fondos y no se llegó a procesar, con lo cual nunca llegaron a participar en el sorteo en cuestión.

Rachel explicó que ellos habían dejado programado el pago para que se hiciese de forma automática cada semana, pero esa semana en concreto la cuenta no tenía fondos suficientes y nadie la avisó de que el pago no se había realizado correctamente.

Alegría desatada

Por eso, en cuanto vio que sus números habían resultado ser la combinación ganadora, llamó rápidamente a su novio y a su madre para decirles que eran millonarios y celebrarlo por todo lo alto.

“Me sentía en la cima del mundo cuando pensaba que habíamos ganado, pero cuando me enteré de que no era así, Liam estaba más preocupado de lo que estaba yo”, explicaba Rachel Kennedy.



Y es que por lo visto, su pareja ya había empezado a hacer números y a valorar a qué dedicaría todo ese dinero, con lo cual el chasco que se llevaron fue de esos que te dejan sin poder dormir durante un buen tiempo.

Toca seguir intentándolo

Como es lógico, la pareja ha decidido modificar la secuencia de números que les hizo acertar en esta ocasión, pero ha seguido participando en el Euromillones para ver si la suerte les vuelve a sonreír (pero esa vez sin troleos posteriores).

“No volveremos a usar esos números. Nunca había ganado nada, tenemos muy mala suerte en estas cosas”, dijo Rachel con gran frustración.

Es difícil no buscar culpables en el banco, en ellos mismos o donde sea, pero lo cierto es que este es un claro caso de pura mala suerte y, aunque lo cierto es que no han perdido nada (porque nunca ganaron nada) es fácil comprender la sensación que debe tener esta pareja ahora mismo.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: 20minutos