Parece la trama de una película para adolescentes, pero la historia que os contaremos a continuación es totalmente real. Dos mujeres que se conocieron en 2013 trabajando en el mismo bar descubrieron que eran hermanas que habían sido separadas al nacer.

Julia Tinetti y Cassandra Madison trabajaban en el bar Russian Lady en New Haven, Connecticut, donde forjaron una fuerte amistad. Un día estuvieron charlando y descubrieron que compartían muchas cosas como, por ejemplo, el hecho de que las dos eran de Republica Dominicana y habían sido adoptadas con solo un año de diferencia.

Forjando la amistad

“Nos convertimos en amigas, empezamos a combinar la ropa… diciéndole a todos ‘somos hermanas’”, contaba Julia en el programa Good Morning América.

“Después de ese momento estábamos tan unidas. Empezamos a pasar el rato. Salíamos a tomar algo, a cenar. Empezamos a vestirnos igual. Pensé que era genial. Nos llevamos bien de inmediato, fue muy natural”.

Opiniones unánimes

De hecho, ellas no eran las únicas que decían que parecían hermanas; todas sus compañeras de trabajo remarcaban todos los parecidos y coincidencias que había entre ellas llegando al punto de comparar papeles de adopción, pero no hubo “match”.

“Decían que éramos de dos ciudades diferentes, con apellidos diferentes. Y los nombres de nuestras madres en nuestro papeleo eran diferentes”, explica Julia. Pero ellas sintieron que ahí había “algo” y decidieron seguir investigando.

Años después, en 2018, la madre adoptiva de Cassandra quiso ayudar a su hija y le regaló un kit de pruebas genéticas de ADN.



Al mismo tiempo, una amiga de la infancia de Julia Tinetti llamada Molly Sapadin comparó sus papeles de adopción con los de Cassandra Madison y se enteraron de que eran primas.

Al ver la historia rocambolesca que se estaba generando, Madison fue a República Dominicana en busca de respuestas y allí encontró a su padre biológico y a sus hermanos. Cuando les preguntó si habían dado algún otro bebé en adopción, él dijo que no quería hablar de eso porque habían sido tiempos difíciles, pero ese dato fue suficiente para convencer a Tinetti de hacerse un examen de ADN.

Todos conocéis ya el resultado. Eran hermanas.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: upsocl