Esta edición de ‘La Isla de las Tentaciones’ está siendo de lo más movidita. Era complicado pensar cómo las cosas podían torcerse más que en la segunda edición, pero si algo nos ha demostrado este reality es que nada es imposible en esta vida (sobre todo cuando hay atracción física de por medio).

Lucía Sánchez llegó a la tercera temporada de ‘LIDLT’ pisando muy fuerte y, desde el principio, se convirtió en una de las concursantes más queridas de la edición. Aquella frase de ‘la manita relajá’ consiguió conquistar nuestros corazones desde el primer momento y, desde entonces, no hemos hecho más que sufrir por ella al ver lo mal que lo pasaba.

Llegó al programa con Manuel, un joven que, lejos de darle alegrías en el programa, lo único que ha hecho es darle ‘más imágenes’. Y es que la pobre no ha tenido descanso (hasta ahora, que se ha soltado un poquito).

La tormenta de las tentaciones

Eso sí, fuera del programa, parece que todo le está yendo bastante mejor (suponemos que ya separada de Manuel, aunque con estas cosas del corazón nunca se sabe). A la espera de ver los últimos episodios del programa, lo que sí podemos ver es que, fuera del mismo, Lucía está viviendo unos cuantos cambios, al menos en lo que a su físico se refiere.

La joven ha mostrado ahora en sus redes sociales su última intervención estética: un microblading que, para los que no lo sepáis, consiste en una técnica de maquillaje permanente para perfilar las cejas; es como si las llevases siempre perfectamente pintadas.

Un retoque estético muy sutil

En sus stories, como ya es habitual en este tipo de casos, mostró todos los pasos que siguió durante el proceso y, cómo no, el posterior resultado: «Me estáis pidiendo mucho el resultado de las cejas, están muy marcadas, es el primer día, en una semana os las vuelvo a enseñar», explicó a sus seguidores a través de su perfil de Instagram.

Este pasado domingo, después de unos días de espera, la gaditana mostraba cómo le habían quedado las cejas después de que el procedimiento estético se ‘asentase’… y lo cierto es que el resultado no podría ser más positivo y natural: sus cejas están mucho más definidas, aunque conservando la forma natural de las mismas.





Aquí tenéis el ‘después’

Y es que, en los capítulos que quedan del reality, si de algo no hay duda es de que Lucía, al fin, ha despertado. Recordemos que, durante la edición, Marina ha sido su máximo apoyo en la casa; la persona que ha estado con ella en todos los momentos difíciles que ha tenido que soportar.

Las cosas se le complican a Lucía

La cuestión es que, en los últimos adelantos del programa, hemos podido ver un claro acercamiento de la de Puerto Real con Isaac, el tentador de Marina quien, por lo visto, está un poco ‘agobiado’ de esta… ¿Estamos ante la calma que precede a la tormenta?

Recordemos que Lucía viene justamente de eso: de una traición. Y es que Lola, en el último programa, acabó liándose con Carlos, el tentador con el que Lucía había estado manteniendo una relación más estrecha desde el principio del programa… ¡Todo mientras los tres estaban en la misma cama! Pero eso ya lo habréis visto.

«Que Carlos se haya pegado un magreo con mi amiga para mí lo que significa es que me ha tomado el pelo. Que estaba teniendo citas conmigo porque no había otra y que cuando se ha quedado libre la otra que le gustaba pues ha ido a por ella. No tengo suficiente con que Manuel me ponga los cuernos que además mi mejor amiga dentro de la villa se lía con Carlos», se lamentaba Lucía al enterarse de todo lo que había pasado a sus espaldas (literalmente).

¿Será ahora el momento de que Lucía se revele y traicione también a Marina? Vosotros, ¿qué pensáis? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥