A pesar de que hay muy buenos profesores y profesoras (la gran mayoría lo son), todos hemos tenido a [email protected] que no quieres ver en pintura, que pone una presión exagerada y no se da cuenta de como debe tratar a sus alumnos y, en general, a cualquier persona.

A continuación os mostraremos algunos ejemplos de esos y esas docentes viendo situaciones realmente lamentables por culpa de la falta de empatía y atención.

1El audífono

Una sustituta le dijo de forma muy agresiva a un alumno que se quitara los auriculares, el alumno intentó explicarse pero la profesora le exigió que se los entregara.

Al cabo de un rato ella hizo una pregunta pero él no respondió. Se la repitió chillando pero el joven siguió sin responder hasta que se dio cuenta de que le hablaba a él y le dijo: «No puedo escucharte, me has quitado el sonotone«.

2Levántate si puedes

Este profesor hacía que los alumnos recogiesen sus exámenes tras decir su nombre uno a uno. Uno de los alumnos preguntó si alguien podía recogerlo por él y el profesor en cuestión se empezó a mofar de él y a burlase por el hecho de que no se levantara.

Todo el mundo se quedó en silencio y, cuando el profesor terminó de reírse, alguien le explicó que la silla de ruedas de la puerta era de ese chico.

3No más azúcar

Un profesor le arrancó la bomba de insulina a una chica durante un examen pensando que era algún tipo de aparato que estaba usando para copiar.



Esta joven empezó a sangrar y el aparato no paraba de pitar así que se la llevaron a enfermería mientras decía: «dile al próximo sustituto que necesitaré tiempo extra para el examen«.

4Vomita para dentro

Un chico notó que estaba teniendo una subida de azúcar y se estaba mareando mucho; sin embargo, el profesor le dijo que hiciera el favor de estar en silencio hasta el final de clase.

Obviamente, antes de que la clase terminara el pobre joven vomitó en el pupitre y gritó «déjame ir«. Llegó por los pelos a enfermería y allí se desmayó.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: rolloid