La publicidad es fundamental para que nuestros potenciales clientes puedan ver el producto que tenemos para ofrecerle. De hecho, es quizás la parte más importante de todo este proceso: si nadie puede ver lo que vendes, nadie te va a comprar nada, por muy bueno que sea tu producto.

Esto es algo que los protagonistas de hoy tienen muy bien aprendido… solo que han fallado estrepitosamente a la hora de ejecutarlo. Y es que, por muy fácil que pueda parecer, hacer una buena campaña de marketing no es nada sencillo. Ahora lo veréis.

Una ducha no apta para todos los públicos

Si por lo que sea tienes que cuello de goma, puede que esta sea la ducha perfecta para ti… en caso contrario, lo más probable es que tengas que ir al hospital.

¿Era necesario?

No es que yo sea un experto en odontología, pero creo que no es necesario taparle los genitales al diente con una hoja porque, de entrada, no tiene.

El peor lugar posible

De todos los lugares en los que podían encajar la parte de los ojos, tenían que escoger el peor posible…

Creo que alguien no ha entendido el diseño

Y no es que yo sea un experto en diseño, pero me da a mí que esa mancuerna ya venía a sustituir a la ‘i’… pero qué sabré yo.



¿Sientes que se te ha metido el diablo dentro?

Si ese es el caso y, por lo que sea, no te lo quieres sacar, este es un gimnasio en el que puedes ir a ejercitarte con otra gente poseída como tú. Y es que compartir con los otros es vida.

Quien haya hecho ese envoltorio no se ha visto la peli

Una película en la que la protagonista acaba envenenada por precisamente, comerse una manzana… creo que alguien necesita un intensivo de marketing…

Deja el suelo completamente impecable…

Y eso hay que aprovecharlo, ¿no? El problema es que luego volverá a tocar pasar la aspiradora para quitar todo ese ‘polvo’.

Ese hombre es una máquina en la cama

Literalmente: en lugar de ir al urólogo tiene que ir al taller… y no es tan bonito como la mayoría piensa.

Vas a tardar un rato en asimilarlo

Por si has procesado varias veces la imagen y aun así no acabas de pillar qué es lo que está pasando: tiene una toalla enrollada en la cabeza, no es que se haya hecho un peinado ridículo.

Pues mucho futuro… no lo veo, la verdad

Nuevamente: la intención es lo que cuenta. Pero no sé yo si caminar hacia un tren en marcha por en medio de la vía es la mejor forma de prosperar en la vida. Puede que le des trabajo a la funeraria local, pero poco más.

No me creo que nadie se haya dado cuenta

Ahora entienden por qué no se vendió ni una sola unidad de este teléfono… si es que no se puede ser tan despistado en esta vida, que te puede salir caro.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos anuncios? ¿Alguna vez habéis visto un desastre de este calibre? 



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Señoras que.