El paso de los años es algo inevitable; es de esas cosas contra las que poco hay que hacer. Es normal que nuestro rostro cambie con el tiempo, pero hay personas que deciden transformarlo con otra herramienta: la cirugía.

Hoy queremos que conozcáis a Anastasia Pokreshchuk, una mujer ucraniana conocida por sus implantes de mejillas que le hacen tener las mejillas más grandes del mundo.

Un no parar

Todo empezó a los 26 años, cuando se hizo las primeras inyecciones que más tarde ya no iba a dejar.

De hecho, ni siquiera sabe a cuántos procedimientos se ha sometido. Se ha puesto inyecciones en los labios, en las mejillas y en la boca; bótox en la frente y modificaciones en su mandíbula y su barbilla.

Y si os ha llamado la atención el tamaño de sus mejillas, ella no lo ve así: «Tal vez pensáis que son demasiado grandes, pero yo creo que son un poco pequeñas. Necesito refrescarlas de nuevo«.

Yo me lo guiso, yo me lo como

Porque, por encima de todo, está su felicidad. Su fascinación por los rellenos llega hasta el punto de que ahora se pone ella misma los rellenos e incluso se los inyecta a sus amigas. «Puede ser peligroso pero lo hago con doctores y estoy aprendiendo cosmetología en una escuela online«, dice ella.



«Me encantan, quiero que luzcan así y estoy muy feliz. Normalmente me pongo inyecciones en otras partes del rostro yo misma. Entiendo que parezca raro para otras personas, pero no me importa«.

Ella no tiene intención de darle al ‘stop’ y está encantada con su apariencia actual. Ahora tiene una autoestima que, 10 años atrás, no encontraba por ninguna parte. Sin embargo, ahora siente la fuerza y seguridad para echar la vista atrás y mostrar en público cómo era su rostro en aquel entonces.

Vuelta al pasado

Hace tan solo unos días, decidió compartir una imagen donde comparaba su apariencia cuando tenía 26 años y todavía no se había sometido a ninguna cirugía y su rostro actual.

En el texto que acompañaba la imagen, Anastasia destacaba el cambio que había hecho durante los años que separa una fotografía de la otra e invitaba a sus followers a que comentaran cuál preferían. «¿A quién elegirías?«, escribía.

Haters gonna’ hate

Anastasia ha ganado mucha popularidad en redes sociales donde suele recibir todo tipo de comentarios por parte de [email protected] que la apoyan y otros que no. Ante los mensajes negativos que le llegan, ella lo tiene claro: «Cuando los veo solo me río y los ignoro«.

Lo más importante es que Anastasia ahora se siente más segura y feliz con ella misma y solo hace falta echar un vistazo a Instagram para darnos cuenta de ello.

Si queréis seguir su día a día, no dudéis en seguirla en @_just__queen_ donde publica contenido muy variado.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: thesun